A DÍAS DEL INICIO DE CLASES EN LA CIUDAD, ADEMYS CONVOCÓ A UN PARO DE 72 HORAS A PARTIR DEL MIÉRCOLES

A pocos días del inicio de clases en la Ciudad de Buenos Aires, el gremio de docentes porteños Ademys convocó a un paro de 72 horas para los próximos miércoles, jueves y viernes, en rechazo a la vuelta a la presencialidad en las escuelas en medio de la pandemia.

El sindicato advirtió que no están dadas las «condiciones sanitarias, ni de infraestructura ni salariales» para volver a las aulas a partir del miércoles, como estableció la gestión de Horacio Rodríguez Larreta.

«Empujan una vuelta a clases presenciales mientras todos los indicadores muestran que el nivel de contagios está por encima de lo recomendado para dicha apertura, siendo un contexto de muchísimo riesgo, que -como ocurriera en otros países- se prevé generará un incremento de contagios y muertes evitables», detalló Ademys en un comunicado.

En el texto, el gremio planteó que «en todos estos meses el Gobierno no ha realizado las obras de readecuación de los establecimientos educativos», ya que «las aulas no ventilan al exterior ni tienen el tamaño adecuado».

«No están en condiciones los baños, no se ha realizado la limpieza de los edificios, en muchos de los cuales hay hasta excremento de ratas y ratas muertas, por poner solo algunos ejemplos», sostuvo la organización en el documento.

Ademys es uno de los 17 sindicatos de docentes de la Ciudad y cuenta con unos 3.000 afiliados, que representan el 3,9 por ciento del total de maestros sindicalizados del distrito.

La convocatoria al paro de 72 horas se concretó poco después de que el gobierno de la Ciudad presentara el protocolo definitivo para la vuelta a la presencialidad, que será de forma escalonada.

La gestión porteña alegó que para volver a la presencialidad, se realizó un relevo de cada escuela para corroborar y se trabajo en conjunto con cada institución en particular para que se cumplan todos los protocolos necesarios.

«Están planteando una presencialidad sin ningún tipo de seguridad, lo hace un gobierno que no invierte un peso para poner en condiciones las escuelas. Además está el tema del transporte público que tiene que tomar los docentes, que tampoco lo pueden garantizar. Todo ese protocolo es inaplicable», planteó el secretario adjunto de Ademys, Jorge Adaro, en declaraciones a NA.

Además cuestionó el cambio de postura del ministro de Educación, Nicolás Trotta, al afirmar que «se negaba a la vuelta a clases que planteaba la ministra porteña Soledad Acuña y ahora dice ‘vamos todos a las escuelas'».

También manifestó lo propio hacia el gremio mayoritario del sector, UTE: «Se la pasaron criticando el plan de regreso a las escuelas y ahora van a iniciar como si nada», se quejó Adaro.