A UN AÑO DEL CRIMEN DE FERNANDO BÁEZ SOSA, SU MAMÁ EXPRESÓ QUE «EL DOLOR ES PARA SIEMPRE»

A un año del crimen de Fernando Báez Sosa, su madre, Graciela Sosa, sostuvo que el «dolor» que siente junto a su esposo «va a ser para siempre» e insistió en su reclamo de «prisión perpetua» para los rugbiers detenido por el hecho.

Antes de dirigirse al Cementerio de la Recoleta, Graciela y su esposo Silvino Báez, en rueda de prensa pidieron que «empiece el juicio», al que consideraron como un «bálsamo» por el dolor de la pérdida de su hijo.

«Nosotros deseamos que sea una condena ejemplar. Pensamos que debe ser perpetua. Queremos que cumplan con la ley y que no por buena conducta salgan a los cinco o diez años», expresó Graciela.

La mamá de Fernando, además, le envió un mensaje a la familia de los detenidos: «Deseo que se hagan responsables de lo que ocurrió. La verdad es que sus hijos venían haciendo cosas y tapaban todo. No hubiera pasado lo que pasó si les hubieran puesto un freno», dijo en ese sentido.

Por su parte, Silvino Báez expresó su deseo que los responsables del crimen sean juzgados por un tribunal popular.

No obstante, consideró que «hay pruebas suficientes», por lo que señaló que los autores del crimen «van a pagar, sea como fuera».

Fernando Báez Sosa fue asesinado a golpes en la madrugada del 18 de enero de 2020 en la puerta del boliche Le Brique, de Villa Gesell, y por el hecho hay ocho jóvenes rugbiers detenidos, imputados y a la espera de ser sometidos a juicio.

El joven de 18 años, estudiante en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y dos amigos fueron golpeados por un grupo de adolescentes, presuntamente porque la víctima empujó sin querer a uno de ellos y le hizo derramar un vaso con bebida alcohólica en la camisa.

El crimen fue calificado como «homicidio doblemente agravado por su comisión con alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas» y en noviembre pasado, luego de diez meses de investigación, la fiscal Verónica Zamboni presentó ante el juez David Mancinelli, a cargo del Juzgado de Garantías de Villa Gesell, la requisitoria de elevación a juicio contra los ocho imputados, jugadores de rugby en el club Náutico Arsenal Zárate.

Ellos son: Máximo Pablo Thomsen (20 años), Ciro Pertossi (20), Enzo Comelli (20), Matías Franco Benicelli (21), Blas Cinalli (19), Ayrton Viollaz (21), Lucas Pertossi (21) y Luciano Pertossi (19).

Por su parte, Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi están libres pero involucrados en la causa, con un pedido de sobreseimiento por parte de la fiscal, quien consideró que no cuenta con las pruebas suficientes para demostrar que los acusados participaron de la agresión contra Báez Sosa, algo que definirá el magistrado cuando confirme la elevación a juicio.

De todas maneras, la querella presentará un pedido para incluir en el juicio a Milanesi, porque entienden que la actitud violenta que mostraba en los videos difundidos permite suponer que estuvo vinculado directamente a la agresión que derivó en la muerte de Fernando.