Acuerdo para limitar la propagación de enfermedades transfronterizas de ganado

Cinco países del sureste de Asia -Camboya, la República Democrática Popular Lao, Myanmar, Tailandia y Vietnam- han firmado un acuerdo con China y la FAO para fomentar el consumo seguro de carne en sus respectivos países.

Con el propósito de limitar la propagación de enfermedades transfronterizas de ganado en el sureste de Asia, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha firmado este martes el Proyecto de Cooperación Sur-Sur FAO-China que brindará herramientas para enfrentar las plagas.

Aproximadamente el 65 por ciento de la población mundial de cerdos se concentra en Asia y con una creciente demanda de su carne y productos derivados, el impacto socioeconómico de las enfermedades porcinas es más alto que nunca en la región.

Los institutos veterinarios y las autoridades de sanidad animal de los respectivos países participantes, trabajarán juntos con expertos chinos y especialistas de la FAO para mejorar sus prácticas y desarrollar un plan y mejorar el comercio de animales a lo largo de las fronteras.

A mayor demanda, mayor riesgo

Con la creciente demanda de carne, pescado y otros alimentos en Asia se espera que el consumo continúe al alza en los próximos años. El aumento de la demanda, sin embargo, también eleva los riesgos de enfermedades asociados con el comercio transfronterizo de ganado.

Esto exige la implementación de controles efectivos, por ejemplo, para la fiebre aftosa. En un estudio, se calculó que los beneficios de un programa para su control y erradicación en el sudeste asiático exceden los 70 millones de dólares.

Los países en el sureste de Asia tienen condiciones climáticas y factores socioeconómicos similares. Estos países continúan informando de brotes de enfermedades transfronterizas de los animales. Estas enfermedades y su propagación, particularmente de la fiebre aftosa, han supuesto miles de millones de dólares anuales en pérdidas para la región.

“Claramente hay una necesidad de avanzar con mayores controles en esta región, y la FAO está muy complacida de trabajar con China y los países de la región del Mekong para ayudar a controlar la propagación de enfermedades transfronterizas de los animales”, dijo Kundhavi Kadiresan, subdirector de la FAO y representante general y regional para Asia y el Pacífico.

El Proyecto de Cooperación Sur-Sur FAO-China está financiado por el gobierno de Pekín e implementado por la FAO.