AL MENOS TRES TESTIGOS VIERON CUANDO UN POLICÍA MATÓ A TIROS AL JOVEN EN GONZÁLEZ CATÁN, SEGÚN UNA HERMANA DE LA VÍCTIMA

Al menos tres testigos vieron el momento en el que el joven Lucas Verón fue ultimado a balazos por uno de los policías que lo perseguía mientras circulaba en moto con un amigo por las calles de la localidad bonaerense de González Catán, según una de sus hermanas.

Cinthia dijo que «tres o cuatro testigos» vieron la terrible escena ocurrida en la madrugada del viernes pasado y ya declararon ante la Justicia.

La joven dijo que a su hermano «lo mataron como un perro» y exigió que se haga justicia «porque esos policías arruinaron a una familia».

También desdijo la versión oficial sobre los hechos, al señalar que a su hermano lo balearon en el pecho cuando se encontraba en el suelo después de que junto con su amigo cayeron de la moto en la que circulaban mientras huían del patrullero que los perseguía.

«Estaba en el suelo y el policía le tiró en el medio del pecho», expresó en declaraciones al canal TN.

Según Cinthia, todo empezó cuando Lucas festejaba su cumpleaños número 18 junto con dos amigos y vino un tercero en una moto, por lo que el joven le pidió que lo lleve a una despensa situada a pocas cuadras.

«Cuando volvían se acercó un patrullero sin luces y ellos se asustaron, por eso aceleraron», contó.

Al doblar en una curva a alta velocidad y cuando los policías habían hecho los primeros disparos, los dos jóvenes cayeron al piso.

«Ahí bajó el policía y le tiró a mi hermanito. Lo mató y lo dejó como un perro. El amigo se volvió para ayudarlo, pero ya estaba desvanecido», recordó.

La joven aseguró que su hermano no tenía armas y que de ninguna manera había cometido ninguna clase de robo.

«De todas maneras, por más que hubiera hecho algo, que la verdad no hizo. No tendrían que haber actuado así los policías», advirtió.