AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE ES RESPONSABLE DEL 20% DE LA COMIDA QUE SE PIERDE Y DESPERDICIA A NIVEL MUNDIAL

La región América Latina y el Caribe es responsable del 20% de la cantidad global de alimentos que se pierden desde la post-cosecha hasta el nivel minorista, sin incluir este último, según el nuevo informe de la FAO, El estado mundial de la alimentación y la agricultura 2019 (SOFA, por sus siglas en inglés).

Si bien la región solo alberga el 9% por ciento de la población mundial, una quinta parte de todos los alimentos que se pierden a nivel mundial desde la poscosecha hasta la etapa minorista, se producen en América Latina y el Caribe.
El informe señala que, en todo el mundo, las causas de la pérdida y desperdicio de alimentos difieren ampliamente a lo largo de la cadena de suministro de alimentos.
Las causas principales de pérdidas en la granja incluyen cosechar en el momento inadecuado, malas condiciones climáticas, prácticas erróneas en la cosecha además del manejo y desafíos en la comercialización de los productos.
En tanto, las condiciones de almacenamiento inadecuadas, así como decisiones inapropiadas tomadas en las primeras etapas de la cadena de suministro, generan pérdidas significativas y una vida útil más corta a algunos productos.
Por otra parte, un almacenamiento en frío adecuado puede ser crucial para evitar pérdidas cuantitativas y cualitativas de alimentos.
Durante el transporte, una buena infraestructura física y una logística comercial eficiente son clave para evitar la pérdida de alimento.
Centrándose sólo en las pérdidas que ocurren en América Latina y el Caribe, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la región pierde el 12% de sus alimentos desde la post cosecha hasta, pero excluyendo, la etapa minorista, cifra ligeramente inferior que el promedio global, que alcanza el 14%.
Los países de América Latina y el Caribe pierden así el 14% de las calorías que producen.