ASEGURADORAS RECLAMAN CAMBIOS EN GANANCIAS PARA PROMOVER EL CRECIMIENTO DEL SECTOR

En el marco del 11° Seminario Internacional de esa entidad, que se realiza en un hotel de Retiro, Zanatta recordó que esos montos están “congelados desde 1992 y son de 996 pesos por año para seguros de vida y 630 pesos para los de retiro corporativos”, por lo que consideró que esas cifras “deberían estar en el orden de los 25 mil pesos”.

El titular de AVIRA dijo que la “penetración de los seguros de vida y retiro sobre el PIB en la Argentina es de 0,6%, mientras que en Brasil ese índice es de 1,3%, en Chile 2% y en Estados Unidos del 4%, por lo cual se podría cuadruplicar el mercado”.

Precisó que “del total de productos de vida el 70% es el seguro colectivo (laboral) o el seguro de saldo deudor (por compras a crédito)” y señaló que “en el total de seguros de personas los contratos individuales son entre un 15 y un 18%”.

“Sin embargo, el 97% de los seguros de retiro son por planes corporativos y sólo el 3% son por contratos individuales”, remarcó.

Zanatta dijo “los seguros de retiro no llegan ni al 2% del apenas 0,6% del PIB que representan los seguros de personas” y sostuvo que “esto repercute en la gestión de activos que fortalecen el mercado de capitales, que es muy bajo”.

Además, consideró “importante que estamos alineados con el Gobierno en cuanto a la importancia y a la contribución que podemos hacer como industria al mercado de capitales”.

“Hoy tenemos un contacto muy fluido desde la Cámara y existe un compromiso mutuo en cuanto al mercado que podemos desarrollar, y por eso esperamos que los seguros pasen a ser jugadores importantes en el desarrollo del nuevo mercado de capitales”, indicó.

Con relación a los productos en los que invierten las aseguradoras, Zanatta puntualizó que “en el sector el horizonte de inversión es muy largo porque los seguros pueden durar 15 años o más” y afirmó que “se invierte en instrumentos de largo plazo como bonos del gobierno, títulos provinciales y obligaciones negociables de empresas”.

“También hay una porción mucho más chica que se invierte en acciones y destinamos un porcentaje aún menor a plazos fijos o fondos de ´money market´ que usamos para cubrir gastos administrativos o necesidades inmediatas”, indicó.

“Tenemos que generar conciencia aseguradora. Es condición necesaria, pero no suficiente, la actualización de los incentivos fiscales. Además, tenemos que ser muy claros y persuasivos en la explicación de la importancia que tienen estos productos frente a tres instancias claras en la vida de las personas, alguna de ellas va a ocurrir indefectiblemente: muerte, incapacidad o jubilación”, dijo Zanatta.