BANCO DE DESARROLLO ALERTA QUE RUTAS LATINOAMERICANAS “NO ESTÁN PREPARADAS” PARA ENFRENTAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

La mayoría de los países de América Latina, incluida la Argentina, no tiene sus rutas preparadas para enfrentar los desastres provocados por el cambio climático, como las inundaciones, alertó hoy el Banco de Desarrollo CAF.

Dijo que esas naciones “enfrentan serios desafíos institucionales, técnicos, financieros, políticos y sociales para adaptar sus carreteras al clima, hecho que pone en riesgo tanto la seguridad como la sostenibilidad de los sistemas viales de la región, y que muy probablemente se verá agravado por los efectos negativos del cambio climático”.

Una nueva guía publicada por el organismo multilateral propone medidas de adaptación a “corto, medio y largo plazo para paliar y prevenir los daños ocasionados por el clima en las carreteras de América Latina, y con ello lograr una mayor eficiencia de las inversiones en infraestructura”.

El documento contempla tanto las rutas de nueva construcción como la red vial en servicio, y propone medidas basadas en dos pilares: planificación estratégica, que implica crear marcos institucionales, legales y sociales adecuados; y medidas específicas que incluyen buenas prácticas de ingeniería para el diseño y construcción de infraestructuras más resilientes.

Para mejorar la situación actual, la publicación propone tres líneas de acción complementarias:

– Revisión de criterios aplicados para la toma de decisiones durante la evaluación de las inversiones, donde deberían incluirse variables que tengan en cuenta la incidencia de las nuevas condiciones del clima y la complejidad geológica.

– Creación de fondos que permitan implementar las medidas de adaptación al clima en proyectos de carreteras, y no sólo trabajar en líneas destinadas a atender las emergencias por desastres naturales;.

– Generación de más conocimiento sobre el impacto del cambio climático y su incidencia sobre la infraestructura vial.

– “Para tener carreteras seguras y resilientes al clima, en los próximos años será imprescindible definir estrategias transversales que permitan adaptar nuestras infraestructuras al clima durante todo su ciclo de vida, y promover el uso de buenas prácticas en los proyectos de carreteras”, dijo Antonio Silveira, vicepresidente de Infraestructura de CAF.

La publicación también alerta que si la planificación y el diseño de rutas continúa realizándose ateniendo solo a prácticas habituales de ingeniería en la región y datos históricos existentes, es “muy probable que no sea posible dar respuesta a los eventos climáticos que vienen sucediéndose en los últimos años y que, previsiblemente, se repetirán en el futuro”.