BORINSKY ASEGURÓ QUE EL NUEVO CÓDIGO PENAL “SIGUE LA LÍNEA YA ESTABLECIDA” SOBRE PIQUETES: MOVIMIENTOS SOCIALES EN ALERTA

De acuerdo con el magistrado, las penas establecidas para aquellos que corten el tránsito serán similares a las que plantea la legislación vigente: Borinsky resaltó que “no todo es nuevo” en el Código, pero aclaró que si se penará a quienes interrumpan la circulación sin previa autorización del Estado.

“Tenemos dos bibliotecas, la parte a favor del corte de calle y otra parte que está en contra. Para achicar los márgenes de discrecionalidad judicial pretendemos hacer un espejo de la sociedad de hoy en día, que quiere garantizar que el ciudadano de a pie pueda llegar a su trabajo, al colegio, etc., es una síntesis de la discusión de los últimos 15 años”, explicó en diálogo con radio La Red.

Las organizaciones sociales, sin embargo, rechazaron este lunes un posible endurecimiento de las penas para los piquetes y advirtieron que las protestas van a seguir, aunque “más desorganizadas y más fragmentadas”.

Juan Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), opinó que “la reforma es pura demagogia de derecha” y “también tiene que ver con inculcar una cierta pedagogía de la crueldad para que la gente común, la clase media, deposite su frustración en los de abajo y no los de arriba”.

“También tiene que ver con intentar capitalizar el efecto Bolsonaro, esto habla no sólo de la ineptitud del Gobierno sino de su estrategia sistemáticamente oportunista y marquetinera que nos ha llevado a pasar de “pobreza 0″ a un 31% de pobreza, de unir a los argentinos a profundizar la grieta; de combatir al narcotráfico a disfrazar a Bullrich como un boina verde”, dijo a la agencia NA.

Esteban “Gringo” Castro, referente de la CTEP, consideró que esta norma va a “generar un estallido” y que “después la gente va a salir sin organizarse porque está desesperada”.

“Para el Gobierno, este programa de hambre y empobrecimiento solo se mantiene con represión, por lo tanto no me extraña que quieran endurecer las penas”, criticó también en diálogo con NA .

En este sentido, advirtió que las protestas van a continuar aunque se endurezcan las penas, pero reconoció que las manifestaciones “pueden llegar a ser más desorganizadas y quizás más fragmentadas”.

“Las grandes movilizaciones son cuestiones muy masivas, en las que no tenés forma de no cortar la calle porque son muchas personas las que participan. Nosotros no lo tomamos como cortes de tránsito”, agregó Castro.

Por su parte, el referente de Barrios de pie Daniel Menéndez aseguró que “el endurecimiento del aparato represivo no hace más que empeorar la situación”.

“Yo creo que hay que buscar diálogo y no criminalizar la protesta. Pero ya estamos en campaña y se dice cualquier cosa”, señaló a la radio La990.

Además, el anteproyecto elaborado por Borinsky precisa que el juez interviniente en este tipo de causas tendrá que analizar en cada caso la existencia o no de vías de circulación alternativas en la zona del piquete.

También se tendrá en cuenta que no se cometan lesiones y daños, que no se impida “el ejercicio de derechos personalísimos” y la urgencia del reclamo, entre otros puntos.

Por otra parte, el nuevo Código Penal incorpora una figura agravada para los migrantes que usan documentación falsa y para quienes incumplan la prohibición de reingresar a Argentina luego de una expulsión por sentencia condenatoria judicial.

Para el último caso contempla prisión de uno a cuatro años; de acuerdo con la normativa vigente no es delito.

A eso se sumaría una discusión para endurecer la ley migratoria, con negociaciones entre el Gobierno y un sector del peronismo para agilizar las expulsiones en caso de que quienes ingresan al país cometan delitos.