Cambiemos critica la reforma política en Córdoba

El presidente del bloque de legisladores provinciales del radicalismo, e integrante de Cambiemos, Orlando Ardúh, criticó hoy al gobernador Juan Schiaretti por la “prepotencia y el atropello” como maniobra para “utilizar la mayoría automática” que tiene Unión por Córdoba (UPC) en la Legislatura unicameral para aprobar ayer la reforma política.

Ardúh se refirió de esta manera a la sesión de la Unicameral provincial que aprobó ayer, con los votos de UPC y la ausencia en el recinto de todo el arco opositor, una reforma política que plantea la doble candidatura, lo que permite que los candidatos a gobernador y vice también ocupen los dos primeros lugares de la lista para legislador provincial.

Para Ardúh si bien el proyecto “no es reprochable en términos jurídicos, sí lo es desde el punto de vista democrático”, al sostener que no dio participación a todos los partidos políticos para debatir un proyecto consensuado.

“Lo que se aprobó representa únicamente los intereses de Unión por Córdoba y no de la totalidad de los partidos políticos de la provincia”, manifestó esta mañana a Télam Ardúh y, en ese sentido, cuestionó al mandatario por instar “permanentemente al diálogo pero al momento de ejercerlo es el primero en no ejercitarlo”.

“Schiaretti está perdiendo la elección del 2019. Todas estas maniobras tienen que ver con eso”, afirmó el legislador.

Ardúh añadió que a Schiaretti -integrante del espacio que gobierna Córdoba desde 1999- “le cuesta aceptar que la sociedad ya ha decidido por un cambio. Estas maniobras desesperadas para tratar de perpetuarse en el poder no van a servir porque la gente ya optó por un cambio” en 2015.

Con el voto del oficialismo y el acompañamiento del kirchnerismo, y con la ausencia de los legisladores de Cambiemos en el recinto, el proyecto aprobado ayer también modifica el régimen de financiamiento de las de las campañas electorales, ampliando el aporte privado y oficial.

Asimismo, deja sin efecto el 1 de marzo como fecha tope para convocar a elecciones, y se establece 90 días previos para hacerlo.

“Estas reformas para nada significan mejoras en la calidad democrática. Son sólo maniobras que pretenden fragmentar a la oposición”, consideró Arduh.