Canadá impidió un acuerdo entre los 11 países que buscan reanimar el Acuerdo de Asociación Transpacífico

Las condiciones de Canadá impidieron hoy un acuerdo entre los 11 países que buscan reanimar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), en vilo tras la salida de Estados Unidos, en el marco de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) que se celebra en Vietnam.

Heraldo Muñoz, el ministro de Asuntos Exteriores de Chile, uno de los países que integra el tratado, atribuyó el desacuerdo a las exigencias que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, presentó en Danang, la ciudad portuaria de la región central de Vietnam que alberga la cumbre.

El ministro de Comercio de Canadá “estaba de acuerdo anoche con el texto acordado, pero el primer ministro quería ir más allá”, explicó Muñoz a la agencia de noticias EFE, y situó las discrepancias en cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual e Internet.

Hoy estaba prevista una nueva reunión entre los líderes de los 11 países -Australia, Brunei, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, además de Canadá y Chile-, pero, según la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, no se llegó a celebrar por la ausencia de Trudeau.

El fracaso en las negociaciones derribó las expectativas creadas durante la semana en Danang, cuando representantes de casi todos los países negociadores habían expresado su esperanza de formular un anuncio sustancial.

Este acuerdo de libre comercio quedó malherido después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidiera retirar a su país el pasado enero, dos días después de asumir, en cumplimiento de una promesa electoral.

Tras unos meses de desconcierto por la salida de la economía más potente del grupo, los restantes miembros decidieron retomar las conversaciones en mayo y desde entonces los equipos negociadores mantuvieron varios encuentros.

La viceministra de Comercio de Chile, Paulina Nazal, indicó hoy que tras la última ronda de negociaciones de hace una semana en Japón las posturas estaban muy cercanas, alimentando el optimismo para esta cumbre.

Algunos representantes, como el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, o su homólogo japonés, Toshimitsu Motegi, daban anoche por segura la suscripción del acuerdo, mientras que otros líderes, más cautos, se limitaban a expresar su confianza.

Trudeau fue el único mandatario que en los últimos días trató de bajar las expectativas al afirmar que su país “no se apresurará en un acuerdo que no sea en el mejor interés de Canadá y los canadienses”.

Sin embargo, el canciller chileno restó importancia a las peticiones del país norteamericano y señaló que apenas afectan a las demás naciones negociadoras, aunque prefirieron dejarlas al margen de esta ronda.

“Si bien a Chile no le complicaban, eran materias que preferíamos dejar fuera de un acuerdo donde no está Estados Unidos. Si hay algún ajuste que se tenga que hacer en función de las peticiones de Canadá, no afectarán a un paquete que ya para Chile es plenamente acertado”, dijo el ministro.

El canciller se mostró esperanzado en suscribir el acuerdo lo antes posible y aventuró que “puede ser cosa de semanas”.

“Canadá tiene todo el derecho en insistir en asuntos que son importantes para ellos. Así que se decidió dar un poco más de tiempo para que los cancilleres sigamos negociando y llegar a un acuerdo”, dijo Muñoz.

El TPP fue suscrito en 2016 en Nueva Zelanda pero su entrada en vigencia dependía de que lo ratificasen un número de países que representase el 85 % del PIB del bloque.

La salida de Estados Unidos, que significaba el 60 % del PIB del grupo, lo tornó inviable.

Las negociaciones de estos días tienen como escenario la cumbre de la APEC, un foro fundado en 1989 con el objetivo de establecer una zona de libre comercio para 2020 entre sus 21 economías miembros, 11 de los cuales integran el TPP.