Con estilo de campaña – Por Pablo Ibáñez

900x110

 

La particularidad de los estilos también tiene que ver con los antagonismos. Esteban Bullrich (Cambiemos) es, uno de los principales candidatos que hay para la provincia de Buenos Aires, y quizás es el menos conocido. Mientras que Cristina es lo opuesto, es la más conocida de todas. Ambos están construyendo su propio estilo de campaña. Se van modernizando, van adquiriendo un sistema que si una vez funciona todos se van sumando a ese sistema. Por ejemplo lo que el PRO usó antes, Cristina lo está usando ahora: la idea de una campaña de cercanía.

Esa cercanía en el plano de la “charla de café”, porque quienes están en la campaña. En el conurbano, los que están en el interior, dicen “esto está dando resultados”, “nos sorprendió Cristina”, mientras ella dice “muchachos, los símbolos del peronismo hay que guardarlos por un rato porque el momento pasa por otro lado, no es una discusión entre partidos políticos sino, digamos -en el lenguaje que usa Cristina- entre el gobierno y el pueblo”, dice ella. Entonces hay que aguardar, porque tenemos que sacar de lado todo lo que es la partidización, porque este s otro momento político.

Toda esta cuestión, ella hablando muy poco en los discursos, por ejemplo,  también es un elemento absolutamente novedoso. Estamos acostumbrados a que Cristina hiciera aperturas de sesiones de una hora y media, más o menos,  y llegó a estar hasta tres horas en el Congreso en un primero de marzo, y el otro día en Mar del Plata habló siete minutos.

Entonces está bajando ese sistema, y para mí hay un dato detrás de esto: cuando una figura muy conocida, muy visible, ya está instalada, y está de alguna manera tranquila, aparece muy poco, ves de alguna manera que lo que te dicen ahí es “vamos bien” en el equipo, “equipo que gana no se cambia”, diría un futbolero, entonces está funcionando.

Pero por otro lado, se da una paradoja: Unidad Ciudadana está diciendo “Bullrich es mal candidato” y hay que subirlo al ring, hay que mostrarlo dicen ellos, porque no se lo conoce, porque según las mediciones que tienen ellos la imagen negativa es mayor que la imagen positiva y por una cuestión estratégica básica, ellos, según las mediciones que están haciendo en Unidad Ciudadana, si a Bullrich lo medís como candidato queda tercero debajo de Massa y si lo medís como el candidato de Vidal, como el candidato de Cambiemos mejora notablemente, en mención a la gente que está haciendo este seguimiento.  Esto evidencia que la táctica de campaña es decir “discutamos candidatos, no discutamos por qué, en definitiva, (estoy repitiendo los términos y la postura que dicen en el equipo de campaña de Cristina), si el que va a asumir como senador va a ser Bullrich ¿por qué vamos a votar a Bullrich?, ¿porque está con Vidal? Votemos Bullrich y que él sea el que habla y discute”. “Discute” sería esa paradoja, ya que Bullrich salió con ese comentario bastante particular de las cervecerías artesanales que parece que no suma demasiado a la cuestión de fondo de lo que tiene que ver con la campaña.

Hay un dato más, si vamos un poquito más atrás, fue el candidato en 2013 Insaurralde sacó 32.5 puntos en un momento donde Scioli medía muy bien como gobernador y Cristina, después de una enfermedad medía muy bien, entonces la transferencia “Voto por el símbolo” está muy en discusión todavía, y la apuesta del gobierno es llamativa, que todavía insista con eso.

Yo he podido hablar con alguna gente que está muy enfocada con eso y están siguiendo los procesos con cierto temor. Porque lo que admiten también es que Bullrich no es un candidato carismático, no es un tipo que genere una empatía. Alguien del gobierno me dijo que él era el candidato porque de la oferta que tenían, del menú de posibilidades que tenían, era el que no restaba, decían ellos.

“Necesitamos a alguien que no expulse, no necesitamos a alguien que sume, porque en todo caso lo que suma lo puede sumar Vidal, pero me parece (después el escrutinio nos dirá quien se equivoca y quien no) da la impresión que están jugando en un límite muy fino el gobierno con esa estrategia de un candidato que aparece muy poco, que dice muy pocas cosas, que las veces que ha hablado como candidato ha generado más polémica que otra cosa y que, en definitiva, está bien esa referencia de “el candidato es el proyecto” también tiene que ver con lo mismo, el candidato es el cambio para Cambiemos pero después cuando va al cuarto oscuro está Bullrich, no está ni Vidal ni está eventualmente Macri.

Banner Credicoop - Conectacos - Clic de noticias (P. Ibañez) 300 px. x 250 px. -Junio 2017