Construir puentes con la cultura, con la mano extendida, sin agresividad, pidió el Papa

“Construyendo puentes con la cultura, con los que no creen o con los que tienen una creencia diferente a la nuestra. Siempre construya puentes, siempre la mano extendida”, expresó el papa Francisco durante la audiencia general de este miércoles, continuando con su ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles.

“Delicadamente inculturar el mensaje de fe” fue el tema al que el pontífice dedicó la catequesis reflexionando hoy sobre la presencia de Pablo en el Areópago.

Una vez en Atenas, el Papa dijo que “el apóstol” tiembla dentro de sí mismo al ver la ciudad llena de ídolos. Sin embargo, este “impacto” con el paganismo, en lugar de dejarlo escapar, lo empuja a crear un puente para dialogar con esa cultura. Pablo decide familiarizarse con la ciudad y así comienza a asistir a los lugares y personas más importantes. Va a la sinagoga, símbolo de la vida de fe; va a la plaza, símbolo de la vida de la ciudad; y va al Areópago, símbolo de la vida política y cultural. Conoce a judíos, filósofos epicúreos y estoicos, y muchos otros, no te rindas, ve a hablar con toda la gente. De esta manera, Pablo observa la cultura y el ambiente de Atenas “a partir de una mirada contemplativa” descubre a “ese Dios que vive en sus casas, en sus calles, en sus plazas”.

“Pablo no mira la ciudad de Atenas y el mundo pagano con hostilidad sino con los ojos de la fe”. “Pablo elige la mirada que lo impulsa a abrir una brecha entre el Evangelio y el mundo pagano. En el corazón de una de las instituciones más famosas del mundo antiguo, el Areópago, se da cuenta de un ejemplo extraordinario de inculturación del mensaje de fe: anuncia a Jesucristo a los adoradores de ídolos, y no lo hace atacándolos, sino convirtiéndose en “pontífice, constructor de puentes”.

“Pablo toma su señal de un altar de la ciudad dedicado a “un dios desconocido”, y a partir de esa ‘devoción’ para empatizar con sus oyentes, proclama que Dios “vive entre los ciudadanos” y “no se esconde de los que lo buscan con un corazón sincero, aunque lo tantean”. Precisamente esta presencia es la que Pablo busca revelar: “Aquel que, sin conocerlo, lo adoras, te lo anuncio”. Para revelar la identidad del dios que adoran los atenienses, el apóstol parte de la creación, es decir, de la fe bíblica en el Dios de la revelación, para alcanzar la redención y el juicio, es decir, el mensaje propiamente cristiano. Muestra la desproporción entre la grandeza del Creador y los templos hechos por el hombre, y explica que el Creador siempre busca descubrir por qué todos pueden encontrarlo. De esta manera, Pablo “anuncia a Aquel a quien los hombres ignoran, pero que conocen: “lo desconocido”. Hay una hermosa expresión del papa Benedicto: ‘lo desconocido conocido’, indicó el Papa.

“Luego, invita a todos a ir más allá de “los tiempos de ignorancia” y decidir convertirse en un juicio inminente. Pablo llega así al kerygma (anuncio) y alude a Cristo, sin citarlo, definiéndolo como el “hombre a quien Dios ha designado, dando a todos una prueba segura de él resucitándolo de la muerte”. Y aquí está el problema: la predicación de Pablo, que hasta ahora había mantenido a los interlocutores con la respiración contenida, encuentra una piedra: la muerte y resurrección de Cristo parece “tontería” y produce el ridículo y la burla. Luego, Pablo se aleja: su intento parece haber fallado, y en cambio algunos se adhieren a su palabra y se abren a la fe. Entre estos se encuentra un hombre, Dionisio, un miembro del areópago, y una mujer, Damaris. También en Atenas el Evangelio arraiga y puede correr en dos voces: la del hombre y la de la mujer”.

El papa Francisco concluyó su catequesis llamando a “construir puentes”, tanto con la cultura, con los que no creen o con quienes tienen un credo distinto al nuestro, y a hacerlo “sin agresividad”:

“Pidamos hoy al Espíritu Santo que nos enseñe a construir puentes con quienes no creen o tienen otra fe distinta a la nuestra. Pidamos la capacidad de inculturar con delicadeza el mensaje de la fe. Que el fuego de su amor que es capaz de inflamar el corazón más endurecido abra los ojos de los que todavía no conocen a Cristo”.