DECLARARON LA EMERGENCIA AGROPECUARIA EN MENDOZA POR LAS HELADAS

El gobierno de Mendoza declaró hoy la Emergencia Agropecuaria para los oasis productivos afectados por las heladas de las últimas horas.

Ocurre que entre la noche del lunes y la madrugada del martes, las temperaturas llegaron hasta los -10°C en el oasis sur y -8°C en el Valle de Uco, y permanecieron durante 12 horas y con cielo despejado, lo que agravó la condición de los cultivos.

Con esta medida, los productores damnificados por la contingencia climática podrán acceder a la eximición del pago del Impuesto Inmobiliario y de los cánones de riego, y a una prórroga de hasta 90 días para cuotas de créditos otorgados por organismos financieros oficiales o mixtos provinciales.

De acuerdo con la Ley (provincial) 9.083, las explotaciones agrícolas que estén inscriptas en el Registro Permanente del Uso de la Tierra (RUT) y resulten damnificadas en su producción con volúmenes el 50% y hasta el 79%, serán declaradas en Emergencia Agropecuaria.

En tanto, aquellas producciones que tengan daños mayores al 80 por ciento tendrán el estado de Desastre Agropecuario.

Las heladas pronosticadas para este martes por la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC) mendocina fueron más intensas de lo esperado.

Si bien se anticipaba que las mínimas oscilarían entre los -2° y los -5°C, en el oasis sur, se llegaron a registrar -10°C y en el Valle de Uco entre -5 y -8°C.

Además, se extendieron por más de doce horas, por lo que se prevén graves daños en los cultivos, sobre todo en almendros, duraznos y ciruelos.

Según explicó el ingeniero agrónomo Martín Cavagnaro, de la DACC, a las bajas temperaturas se le sumó la extensión del fenómeno y que el cielo estuviera despejado.

“Los daños concretos van a manifestarse en los próximos días, cuando se pueda hacer una evaluación más exhaustiva, hacer cortes en yema y evaluar flores. Probablemente hay daños que no vamos a poder ver hasta que se manifiesten en la misma planta (muerte de tejidos o necrosis)”, manifestó.

Las heladas tardías eran previsibles dado que son habituales para esta fecha en Mendoza que transita dos meses y medio sin lluvias.

“Al estar el tiempo muy seco, las condiciones son más propicias para las heladas”, indicó Cavagnaro.