Diputados británicos comienzan a debatir la salida de la UE

Los diputados británicos comienzan a debatir hoy la letra chica del polémico proyecto de ley sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), que tras el Brexit convertirá en británicas las leyes comunitarias.

El proyecto entra así a comisiones, en las que los diputados lo examinarán línea por línea en la Cámara de los Comunes.

El debate durará dos días y una vez que supere esta fase volverá a la Cámara de los Comunes antes de que pase a la Cámara de los Lores para su tratamiento, tras lo cual se espera que sea aprobado antes de Navidad.

La ley procura asegurar una transición ordenada una vez que el Reino Unido salga del bloque europeo el 29 de marzo de 2019 a las 11 de la noche.

Hoy, la Cámara de los Comunes tendrá un debate de ocho horas, incluido el espinoso tema de cómo interpretar 40 años de incorporación de leyes de la UE a la legislación británica, y el estado de la Corte Europea de Justicia.

Para ello, los parlamentarios ya han presentado más de 470 enmiendas con cambios que quieren aprobar antes de que el proyecto del Brexit se convierta en ley.

El gobierno recién decidió ayer, a pocas horas de que se lance el debate, que el acuerdo del Brexit se convierta en ley a través del Parlamento, algo que hasta ahora la primera ministra, Theresa May, había negado.

El objetivo del cambio de rumbo, que fue anunciado por David Davis, es evitar una posible derrota por parte de la oposición y de los conservadores rebeldes pro-europeos.

Sin embargo, Davis dijo que el Reino Unido abandonaría de todas maneras la UE el 29 de marzo de 2019, independientemente del rechazo o respaldo de los parlamentarios.

Los conservadores rebeldes observaron con escepticismo la jugada.

La diputada Anna Soubry le dijo a The Guardian que creía que el gobierno se estaba “preparando para un Brexit duro, si no había acuerdo”, y agregó que, en consonancia con la propuesta Grieve, estaba dispuesta a rebelarse sobre el tema de la fecha de salida.

Dominic Grieve, ex miembro del Partido Conservador, criticó la enmienda del proyecto de ley Brexit del gobierno, presentada la semana pasada, por oponerse a la fijación de la fecha del 29 de marzo de 2019.

Según la diputada conservadora por South Cambridgeshire, Heidi Allen, el intento de Davis es una concesión “inútil”.

Aseguró que el gobierno solo está tratando de enmendar el proyecto de Ley para poder decir que el Reino Unido dejará de ser miembro de la UE en la fecha pactada, y en un tuit indicó que es “inaceptable” que el gobierno no ofrezca ninguna salvaguarda si no se llega a un acuerdo.

Los laboristas recibieron bien la promesa de una votación sobre el acuerdo final, pero el portavoz del Brexit, Keir Starmer, la calificó como una importante concesión de un “gobierno débil al borde de la derrota”, según la BBC.

Starmer afirmó ayer que Theresa May debe renunciar si no puede entregar un acuerdo del Brexit.