EE.UU minimizó las tensiones que surgieron en la cumbre del G7 y la UE

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, minimizó hoy las tensiones que surgieron en la cumbre de siete de los países más ricos e industrializados del mundo (G7) entre el presidente Donald Trump y sus aliados en Canadá y la Unión Europea (UE), y pronosticó que esas relaciones seguirán siendo “sólidas”.

“Siempre hay temas que generan molestias en las relaciones” con otros países, dijo Pompeo en una conferencia de prensa en Singapur, donde se encuentra para participar de la cumbre entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un.

“Estoy muy seguro de que las relaciones entre nuestros países, entre Estados Unidos y esos países del G7, seguirán adelante de forma sólida. No estoy preocupado por nuestra capacidad de seguir haciendo lo que tenemos que hacer”, añadió.

Trump, tras abandonar el cónclave antes de su finalización, retiró por Twitter su apoyo al comunicado de la cumbre del G7, celebrada en La Malbaie, Canadá, y lo justificó por unas declaraciones del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. sobre los aranceles que Washington impuso al acero y el aluminio proveniente de ese país y de UE, entre otras naciones.

Francia y Alemania criticaron ese gesto de Trump, quien además acusó a Trudeau de “sumiso”, “deshonesto” y “débil” y lo amenazó con imponer aranceles a las exportaciones canadienses de automóviles.

El gobierno alemán calificó hoy de “desastre diplomático” a la cumbre debido a la actitud de Trump, quien desde Singapur anoche publicó una serie de cinco tuits sobre el tema.

“¿Por qué debería yo, como presidente de Estados Unidos, permitir que los países sigan consiguiendo Superávits Comerciales Masivos, como han hecho durante décadas (…)? ¡No es justo para el PUEBLO de Estados Unidos!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Pese a todo, Pompeo buscó poner paños fríos a la controversia y no quiso responder a la pregunta de si comparte la opinión de un asesor comercial de Trump, Peter Navarro, quien dijo ayer que hay “un lugar especial en el infierno” para Trudeau.

Por el contrario, el jefe de la diplomacia norteamericana aprovechó la ocasión para agradecer a la UE el apoyo a la estrategia de Estados Unidos hacia Corea del Norte, y a la decisión de Trump de reunirse en Singapur con Kim, reseñó la agencia de noticias EFE.

“No estaríamos en este lugar, no tendríamos esta oportunidad histórica sin el trabajo que han hecho
nuestros aliados europeos”, recalcó Pompeo.

Sin embargo, del otro lado la Comisión Europea (CE) insistió hoy en que emprenderá “las acciones necesarias” para alcanzar los objetivos recogidos en el comunicado de la cumbre del G7 en Canadá, entre ellos el compromiso con un sistema multilateral.

“La Unión Europea (UE) se atiene al comunicado y tomaremos todas las acciones necesarias a nuestro nivel para alcanzar y promover sus objetivos”, indicó en la rueda de prensa diaria de la CE el portavoz jefe comunitario, Margaritis Schinas.

Para Schinas, el texto que sí respaldaron Canadá, Alemania, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido “refleja los valores y políticas que defiende la UE y que seguiremos defendiendo con nuestros socios”.

“La UE apoya totalmente el comunicado del G7 acordado”, agregó el vocero de la Comisión Europea, y en una elíptica respuesta a las críticas del magnate republicano al premier canadiense, señaló que el presidente de la institución, Jean-Claude Juncker, “quiere también agradecer públicamente a Trudeau y a su equipo por la excelente preparación y presidencia de esta cumbre que suponía un desafío”.

Schinas subrayó “el compromiso hecho por la UE y reflejado en el comunicado de seguir defendiendo las normas internacionales basadas en el sistema multilateral”.