EL ABOGADO DEL CARNICERO OYARZÚN ELOGIÓ EL TRABAJO DEL JURADO POPULAR DURANTE EL JUICIO

Ricardo Izquierdo, abogado defensor del carnicero Daniel Oyarzún, absuelto por matar a un ladrón que lo había asaltado, elogió el trabajo el jurado popular al que calificó de “muy estricto” pero que “valoró toda la prueba y escuchó a todas las partes”.
“Los jurados fueron muy estrictos, valoraron toda la prueba, escucharon a testigos, a peritos, y los alegatos de tres partes, incluido el ministerio público fiscal que intentó convencerlos de que hubo un exceso en la legítima defensa”, añadió.

Tras esta experiencia “los delincuentes no va a querer ir a juicio por jurado nunca más”, añadió en declaraciones formuladas esta mañana radio Milenium.

Por su parte la diputada por Cambiemos en la provincia de Buenos Aires Carolina Piparo consideró que “se hizo justicia” en el fallo que absolvió al carnicero Daniel Oyarzún, acusado de matar a quien lo había asaltado y atacado.
“Él (Oyarzún) no se levantó con intención de matar a nadie y un jurado popular lo entendió así. El sentido común prevaleció.

Se hizo justicia”, manifestó Piparo a través de las redes sociales.

Asimismo, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich aseguró que la absolución de Oyarzún “es un verdadero acto de justicia” tras considerar al juicio como “histórico”.

“Daniel Oyarzún, el carnicero de Zárate, está en libertad tras un histórico juicio popular. Su absolución es un verdadero acto de justicia”, indicó Bullrich en redes sociales.

“Los 12 miembros decidieron dejarlo libre por unanimidad, tras considerar que era un trabajador que solo se había defendido de la delincuencia”, agregó.

El jurado popular decidió absolver ayer al carnicero Daniel Oyarzún, quien atropelló y mató a un ladrón que lo había asaltado en su comercio del partido bonaerense de Zárate, en septiembre del año 2016.

Los 12 jurados coincidieron en que el hombre actuó en “legítima defensa” y que por lo tanto no debía ser condenado.

Un rato antes de conocerse el veredicto, el fiscal del caso, José Luis Castaño, había pedido que el acusado fuese condenado por el delito de “exceso en la legítima defensa”, mientras que el abogado defensor había solicitado su absolución.

“Se hizo justicia, voy a poder seguir estando con mi hija y voy a poder ir a trabajar como hice siempre”, dijo Oyarzún al salir de los tribunales de Zárate-Campana tras escuchar el fallo del jurado.

El carnicero se mostró visiblemente conmovido por su absolución y entre llantos repitió: “ahora me siento nervioso, triste pero bien, y contento porque se hizo justicia”.

Al ser consultado por los periodistas sobre qué sintió cuando escuchó el veredicto expresó: “Siempre supe que era inocente y siempre estuve con la frente en alto. Ahora voy a poder seguir cuidando a mi hija”.

Antes de abrazarse con sus padres, el carnicero sostuvo: “Nunca fui un justiciero, siempre fui un laburador. Ahora voy a poder trabajar para volver a tener mi carnicería, que es mi sueño”.