El ex doble agente ruso Serguei Skripal recibió hoy el alta

El ex doble agente ruso Serguei Skripal, quien fue envenenado con una sustancia neurotóxica junto a su hija Yulia en Londres en marzo último, recibió hoy el alta del hospital del distrito de Salisbury donde se encontraba internado desde el ataque.

El Hospital Salisbury District publicó hoy un comunicado en el que informa de la salida de Skripal, de 66 años, y recuerda que, atendiendo al derecho de confidencialidad del paciente, no puede ofrecer “detalles sobre el tratamiento que ha recibido”.

El alta de Skripal sigue a la de su hija y el sargento Nick Bailey, uno de los primeros agentes en atender a los Skripal tras ser hallados inconscientes en un banco de las calles de la ciudad de Salisbury.

La consejera delegada del centro de salud, Cara Charles-Barks, consideró “fantástico” que Skripal esté “lo suficientemente bien” para abandonar el hospital y aseguró que la mejoría que experimentaron tanto él, como su hija y el policía se debe al “duro trabajo y profesionalidad” de los médicos.

“Este ha sido un tiempo difícil para aquellos relacionados con el incidente, los pacientes, el personal sanitario y la gente de Salisbury”, afirmó Charles-Barks, que quiso agradecer al público su “apoyo”, en especial al “personal clínico y a aquellos que trabajan tan duro entre bastidores”.

“Todos ellos demuestran lo mejor del NHS (Servicio Nacional de Salud)”, agregó citada por la agencia EFE.

Tras el ataque contra el antiguo espía ruso, que fue captado para trabajar para la inteligencia británica, medio centenar de personas recibieron consejo médico ante la posibilidad de que hubieran podido estar en contacto con la misma sustancia química.

El gobierno británico acusó por el ataque a Moscú y expulsó de su territorio a una veintena de diplomáticos rusos, decisión que fue respaldada con medidas similares por Estados Unidos, Canadá y los países de Europa miembros de la OTAN, lo que motivó una respuesta equivalante del Kremlin.

Rusia ha negado en todo momento la autoría del ataque, pero el gobierno de Londres insiste en que sus conclusiones están basadas en los análisis hechos por el laboratorio militar de Porton Down, en el condado de Wiltshire, cerca de Salisbury, y en información procedente de otras fuentes.