EL MINISTERIO DE HACIENDA, MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL

El Gobierno declaró hoy como “monumento histórico nacional” al edificio del Ministerio de Hacienda, en esta capital, a raíz de la importancia patrimonial de esa construcción, que tiene más de 80 años.

La decisión se tomó a través de un decreto publicado este miércoles en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri, del jefe de Gabinete Marcos Peña y del ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro.

“Declárase monumento histórico nacional al edificio sede del Ministerio de Hacienda situado en la calle Hipólito Irigoyen 250, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, según el texto oficial.

Para el Poder Ejecutivo, la construcción del edificio actualmente sede del Ministerio de Hacienda, conocido originalmente como Palacio de Hacienda, formó parte de un plan de grandes obras edilicias para los Ministerios del Estado Nacional, y encarado por el entonces Ministerio de Obras Públicas en la década de 1930″.

“El edificio se emplaza dentro de un conjunto urbano- arquitectónico de relevancia, la Plaza de Mayo y su entorno, espacio de profunda significación para la sociedad argentina”, destacó la Casa Rosada.

La obra ocupa toda la manzana, conformando un conjunto edilicio integrado por diversos edificios cuya primera etapa comenzó en 1937, cuando se demolió el edificio de los Depósitos de la Aduana y se inauguró el 27 de diciembre de 1939.

La ampliación del edificio original, proyectada en 1949, se concluyó 5 años después y el resto de los edificios de la manzana se incorporaron en la década de 1990.

Según el decreto, la construcción “fue ejecutada con materiales nobles, incorporando instalaciones y servicios de avanzada para su época, combinando rasgos propios del Art Decó y del Movimiento Moderno y el mobiliario, herrajes, vitrales y luminarias de las áreas principales se conservan desde su origen”.

Además, el edificio alberga una importante colección de obras de arte, entre las cuales se encuentran pinturas al óleo; entre este patrimonio, se destaca el mural denominado “Por la Memoria, la Verdad y la Justicia”, emplazado en el “Patio de la Memoria”, sito en el segundo piso del inmueble, en homenaje a los trabajadores detenidos-desaparecidos de la última dictadura cívico-militar que revistaban en dependencias del Ministerio.

Incluso, la fachada sobre la calle Irigoyen conserva las huellas de la masacre de Plaza de Mayo, bombardeo y ametrallamiento llevado a cabo por la Aviación Naval y la Fuerza Aérea el 16 de junio del año 1955 contra población civil, con un saldo de 309 muertos y varios centenares de heridos.