El paro de transportistas afecta a un 20% de la exportación de granos

“El reclamo es justo, pero no es posible aumentar tarifas cuando hay más camiones que carga. La ley de oferta y demanda hace que muchos transportistas ofrezcan llevar la producción de cereales a precios más baratos para conseguir el contrato”, explicó a Télam Guillermo Misiano, el presidente del Grupo PTP, operadora de los puertos de Timbúes, en Santa Fe; San Nicolás, en el norte bonaerense, y Quequén, en el sudeste provincial.

Del mismo modo, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Etchevehere, remarcó a radio Continental que hay que “ver los costos, porque en definitiva también es del interés de los transportistas que ganemos competitividad”, porque afirmó que “eso es lo que va a poner en movimiento la rueda del desarrollo argentino”.

Misiano señaló que “la entidad gremial empresaria que lanzó esta medida de fuerza, Catac (Confederación Argentina del Transporte Automotor de Carga) es muy fuerte en los puertos del sudeste bonaerense, pero en el Gran Rosario y el resto de la Hidrovía no tiene tanta fuerza”.

También Etchevehere destacó que “los informes que llegaron indican que el paro no fue para tanto, no fue tan fuerte”, y consideró que “no es momento de una recomposición (de tarifas), nos parece mucho”.

Lo mismo se desprende de los números que maneja la compañía Entregas Williams, una transportista que traslada cereales a los puertos de Buenos Aires y Santa Fe, a los que accedió esta agencia.

Estas cifras dan cuenta que el lunes 11 de julio, esta compañía registró en sus planillas el arribo de 2.011 camiones en los puertos que van de Rosario a Ramallo; y de 251 en el resto de las terminales del norte bonaerense.

En cuanto a los números de ayer, en las terminales de Rosario y alrededores arribaron 1.864 camiones; en tanto que al resto 257 vehículos, con lo cual el movimiento no se redujo en comparación con la semana anterior.

De acuerdo con lo informado por PTP, al Complejo de la Hidrovía llegan a ingresar unos 10.000 camiones diarios, con 300.000 toneladas, por u$s 88 millones, y lo hacen de manera regular a lo largo de todo el año; mientras que en el sudeste bonaerense no superan los 3.000 vehículos al día, con 90.000 toneladas, por u$s 26 millones, aunque es una cifra que alcanza sólo en el periodo invernal, y no se sostiene el resto del año.

“La devaluación del peso frente al dólar de fines del año pasado, pegó muy fuerte en la actividad transportista, y no pudieron trasladarla a los precios”, explicó Misiano, quien subrayó que “además del aumento del dólar, la logística también sufrió los incrementos en los precios de las cubiertas, los peajes y los combustibles”.

Sin embargo, explicó que “al haber menos actividad económica que años anteriores, el valor se rige por la oferta y la demanda”, y puntualizó que “hay transportistas que siguen con la tarifa de fines del año pasado, pero es porque hoy hay más camiones que carga para transportar”.

La última recomposición de tarifas del sector fue en febrero de este año, del 35%, luego de la devaluación que fue superior al 40%.

Ahora, los dueños de los camiones reclaman un nuevo ajuste del 35%, teniendo en cuenta que desde ese momento a esta parte, el combustible aumentó 10% en marzo y otro tanto en mayo.

Pero también subieron los peajes: en marzo, los llamados “corredores viales” registraron subas que oscilaron entre 270% y 500%.

El Índice de Costos de Transporte elaborado por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) exhibió en junio último una variación acumulada en el primer semestre a 24,3 %.

En el mismo se destacan aumentos en el costo financiero, de 69,2% acumulado en el semestre; en los seguros, de 45%, en material rodante, de 36,7%; en patentes, de 30%; y en reparaciones, de 24,3%.