EL SENADO APROBÓ Y DEVOLVIÓ CON CAMBIOS A DIPUTADOS EL PROYECTO SOBRE PROMOCIÓN DE LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

El Senado aprobó anoche el proyecto sobre promoción de la economía del conocimiento y lo devolvió con cambios a la Cámara de Diputados, tras una sesión de diez horas en la que la oposición participó de todos los debates pero de ninguna votación.

La iniciativa, que por ausencia de la oposición fue aprobada por unanimidad por 41 votos, fue girada a la Cámara baja, que la había aprobado en junio pasado pero durante el debate de comisiones en el Senado se le hicieron varios cambios, como el escalonamiento en el beneficio en Impuesto a las Ganancias para empresas del sector.

Según detalló el oficialismo, la iniciativa implica un desembolso por parte del Estado Nacional de 18 mil millones de pesos para promover a las empresas de tecnología, software y conocimiento, que se ubican como el cuarto sector exportador del país.

Antes de retirarse, la bancada de Juntos por el Cambio pidió aprobar el proyecto original que llegó de la Cámara de Diputados o hacerle otras modificaciones a la iniciativa, por entender que los cambios hechos «ponen trabas a la industria» del conocimiento.

«Los cambios limitan la ley. Primero, en el tamaño de la empresa. Se puede entender que hay que acompañar más a los chicos que a los grandes pero la limitación en las exportaciones no es entendible», indicó.

De esta manera, se refirió al punto que establece que las empresas podrán convertir en un bono de crédito fiscal intransferible hasta el 70% las contribuciones patronales que hayan pagado y que solo quienes acrediten exportaciones podrán utilizarlo a cuenta de Ganancias.

La respuesta del oficialismo estuvo a cargo de la vicepresidenta del bloque Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, quien recordó que Juntos por el Cambio «reclamó este proyecto» y defendió su contenido al afirmar que se podrá «repetir el éxito de la ley del software».

La mendocina justificó la segmentación del beneficio en Ganancias al señalar que el objetivo es «generar trabajo, que las exportaciones crezcan, que las pymes crezcan y se rieguen por todo el país».

Las empresas grandes «van a tener el 20% de descuento en Ganancias, que no lo tiene ningún argentino», destacó Fernández Sagasti al tiempo que destacó el beneficio del 60% para las más chicas y, en alusión a Bullrich, agregó: «Entonces, ¿de qué traba están hablando? ¿A quién representan?».

El texto original preveía que ese beneficio fuera del 60% para todos, pero uno de los cambios que le hizo el Frente de Todos al proyecto fue un esquema de tramos y ahora se plantea que para las empresas chicas, mientras que será de 40% para las medianas y 20% para las más grandes.

Además se incorporó una definición más detallada de los servicios profesionales alcanzados por el régimen de promoción y se estableció que accederán «únicamente en la medida que sean de exportación y que estén comprendidos» en rubros como «jurídicos y contabilidad, traducción, publicidad, diseño, arquitectura y recursos humanos».

También se estableció que el bono fiscal a otorgar a las empresas alcanzadas, que equivaldrá al 70% de las contribuciones patronales, será intransferible y por 24 meses, no aplicable para Ganancias.

Para acceder a los beneficios las empresas deberán acreditar que el 70% de su facturación del último año está vinculada a las actividades promovidas o presentar un caso ante la autoridad de aplicación cuando no alcance ese porcentaje.