EN DIPUTADOS, FAURIE RESALTÓ QUE EL GOBIERNO BUSCA ENTABLAR UNA «RELACIÓN DE CONFIANZA» CON EL REINO UNIDO

El canciller Jorge Faurie destacó que la gestión diplomática de Cambiemos busca «generar un clima de confianza» con el Reino Unido en torno a la discusión de una agenda bilateral más amplia que la cuestión Malvinas para así tener mejores chances de «sentar» al país en una «mesa de negociación» sobre la soberanía de las islas.

En tanto, la bancada kirchnerista definió, tras escuchar al ministro, que presentará un pedido de juicio político contra Faurie por mal desempeño de sus funciones, luego de que en una entrevista mencionara la existencia de «dos pueblos» separados para referirse a los isleños y a los argentinos que viven en plataforma continental.

Durante la reunión de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto, el funcionario defendió el comunicado conjunto firmado por Cancillería en 2016 con el país europeo, rechazó que se trate de un acuerdo internacional y lo definió como una «hoja de ruta» para trabajar distintos temas vinculados a la relación bilateral.

«No es un acuerdo, no es un tratado, no contiene exigencias. Es simplemente una hoja de ruta sobre la que pretendemos transitar.

Es una enumeración de sectores en los que nos gustaría trabajar.

Estamos trabajando en generar un clima de confianza que nos permita sentarnos en una mesa de negociación sobre la soberanía a partir de crear muchos elementos que hagan valorable la relación bilateral y la conveniencia de tener entendimientos firmes en los temas sustantivos», planteó Faurie durante su presentación en Diputados.

Entre esa agenda bilateral que excede la cuestión Malvinas mencionó la cooperación científico-tecnológica, el comercio exterior, promoción de inversiones e iniciativas de cooperación en el campo antártico.

El primer foco de tensión de la reunión, que hasta ese momento se había desarrollado en un clima cordial, se introdujo cuando el diputado fueguino del Frente para la Victoria Martín Pérez le pidió explicaciones al canciller por una entrevista que brindó al diario Clarín en la que habló de «dos pueblos» para referirse al intercambio entre los llamados «kelpers» y los argentinos.

«Cuando uno lee que el canciller de nuestro país habla de dos pueblos, uno siente que no es así, y que además es muy grave.

¨Porque el concepto de ´pueblo´ desde el punto de vista jurídico es el que se utiliza al de la libre autodeterminación de los pueblos. Todos sabemos que en Malvinas no hay un pueblo separado sujeto a la libre de autodeterminación, es una población de origen británica implantada en un territorio argentino», explicó el legislador kirchnerista.

«Si fue un error deberá replantearse si está preparado para el cargo. Si fue adrede es que está respondiendo a otros intereses», arremetió.

El canciller indicó que fue malinterpretado y que en realidad quiso decir «poblaciones» y no «pueblos».

«Nos interesa maximizar la mejor vinculación entre quienes están en Malvinas y quienes están en territorio continental argentino», señaló al respecto, y ratificó las gestiones abiertas para que se incorpore un vuelo hacia las Islas que parta de un país vecino del Mercosur con escala en alguna ciudad del país.

En este marco, Faurie resaltó que el Reino Unido representa «la sexta economía del mundo» y que Argentina necesita expandir su comercio exterior ya que se encuentra en un escalón muy bajo de inserción comercial en comparación a otros países.

«En términos de comercio exterior solamente el 20% de nuestro PBI está en contacto con el mundo», advirtió, tras lo cual detalló que en Chile la cifra se eleva al 48%, en México al 73% y que el promedio mundial ronda el 50%.

Por último, el jefe del Palacio San Martín remarcó que «una economía competitiva no puede depender sólo del consumo interno».