EN UNA JORNADA DE PROTESTA CON INCIDENTES, MANIFESTANTES REALIZARON «BANDERAZOS» EN TODO EL PAÍS CONTRA EL GOBIERNO

En una jornada de protesta que no estuvo exenta de incidentes, miles de ciudadanos se concentraron en las principales ciudades del país y realizaron «banderazos» contra el Gobierno y la cuarentena.

La marcha en el Obelisco, que estuvo acompañada por una extensa caravana de autos, quedó empañada por violentos incidentes provocados por agresores que increparon a cronistas y dañaron con golpes al móvil de televisión, en tanto que se registraron enfrentamientos a golpes de puño entre grupos de manifestantes.

En la Ciudad de Buenos Aires las concentraciones, que fueron previamente convocadas por redes sociales en coincidencia con la fecha patria del 9 de Julio, se replicaron en el barrio de Belgrano (en la tradicional esquina de Cabildo y Juramento) y frente a la Quinta Residencial de Olivos, en tanto que hubieron nutridos «banderazos» y caravanas en Córdoba, Mendoza, Mar del Plata y Rosario.

El menú de reclamos que llevó a los distintos grupos de manifestantes a romper el aislamiento obligatorio, y en muchos casos, a incumplir con el distanciamiento social cuando el país se acerca al pico de contagios, fue variopinto, mezclándose el pedido para terminar la cuarentena, el repudio a la liberación de Lázaro Báez y de dirigentes kirchneristas que estaban presos, el rechazo a la intervención de Vicentin y un cúmulo de consignas más abstractas contra la corrupción, contra «el comunismo» y a favor de «las libertades y la República».

La heterogeneidad de los reclamos, y el carácter difuso de la convocatoria, hizo que en las distintas plazas donde se llevaron a cabo los banderazos se aglutinara gente de lo más diversa, desde adultos mayores, pasando por jóvenes libertarios, militantes nacionalistas, hasta manifestantes anticuarentena, todos unidos por su oposición al Gobierno de Alberto Fernández.

Las escenas de mayor tensión violencia se vivieron en el Obelisco porteño, donde además de los combates cuerpo a cuerpo, que finalizaron con personas con cortes en la cara y sangre, se arrojaron objetos contundentes, como palos y piedras, según pudieron registrar las cámaras de televisión presentes en el lugar.

«Devuelvan lo robado», «No somos Venezuela», «Ladrones» fueron algunas de las frases que se repitieron con intensidad a lo largo de la tarde.

La contracara de estas movilizaciones fue una manifestación de menor escala que tuvo lugar más temprano en la ciudad de Rosario convocado por sectores gremiales de Santa Fe afines al Gobierno a favor de la intervención de Vicentin.