Erdogan dijo que espera que el Ejército turco “controle hoy totalmente” el enclave kurdo de Afrín

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo que espera que el Ejército turco “controle hoy totalmente” el enclave kurdo de Afrín, hasta hace poco en manos de milicias kurdosirias y que es objeto de una fuerte ofensiva militar turca desde el mes de enero.

“Espero que Afrín caiga por completo esta tarde”, dijo Erdogan en Ankara, en un discurso retransmitido por el canal CNNTürk, un día después de que el Ejército aseguró haber cercado totalmente el centro de dicha ciudad, de la que Ankara busca expulsar a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Ankara las considera un “grupo terrorista” por su vinculación con la guerrilla kurda en Turquía, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), mientras que Washington las apoya en su lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), lo que trajo varios cortocircuitos diplomáticos entre Washington y Ankara desde el inicio de la operación militar.

“Esos túneles en las montañas (en Afrín), ¿quién lo hizo? ¿los hicieron los terroristas?”, declaró Erdogan.

“No son tan inteligentes. Los crearon junto a las fuerzas de la coalición”, dijo en alusión a la coalición internacional contra el Estado islámico (EI), liderada por Estados Unidos.

“Declaro aquí: limpiaremos Afrín de terroristas. Limpiaremos Manbech de terroristas y limpiaremos a lo largo de nuestra frontera el este del Éufrates”, subrayó el mandatario.

Erdogan amenazó en más de una ocasión con ampliar la operación militar a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016, y donde hay efectivos de la coalición internacional contra el EI.

Turquía afirma haber perdido 43 soldados y “neutralizado” (capturado o abatido) a 3.444 combatientes kurdosirios desde el inicio de la operación, pero la cifra es imposible de verificar de forma independiente.

En tanto, al menos diez integrantes de las Fuerzas Populares Sirias (FPS), una milicia progubernamental, murieron hoy por un bombardeo turco contra un puesto de control cerca del enclave kurdo.

Así lo informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos en un comunicado en el que detalla que aviones turcos tuvieron como blanco al amanecer un puesto de control en la zona de Al Horsh, en la provincia siria de Alepo.

La ONG con sede en Londres explicó que ocho de los milicianos fallecidos eran originarios de las localidades de mayoría chiita de Nubul y A Zahrá, ubicadas en las cercanías del lugar del bombardeo.

El puesto de control atacado fue erigido recientemente en la carretera que une Afrín con Nubul para evitar las actividades de contrabando.

El Centro de Información de Guerra del grupo chiita libanés Hezbollah, aliado del Gobierno de Damasco, emitió hoy un comunicado de los “defensores de Nubul y Al Zahrá” en el que afirma que aviones turcos bombardearon posiciones de “los aliados de Nubul y Al Zahrá” y causó un número indeterminado de civiles muertos.