Estados Unidos está “preparado” para ofrecer a Corea del Norte garantías de seguridad “únicas”, aseguró el secretario de Estado norteamericano

“Estamos preparados para ofrecer garantías de seguridad que son diferentes, únicas, respecto a lo que Estados Unidos ha hecho en el pasado”, dijo Pompeo en una conferencia de prensa en Singapur en referencia a la oferta de la Casa Blanca para que Pyongyang ponga en práctica su desnuclearización, eje central del encuentro.

Este fue el indicio que dejó ante la prensa el jefe de la diplomacia estadounidense ante la pregunta sobre si el magnate republicano y el líder norcoreano conversarán en la cumbre de esta noche (la mañana de martes en Singapur) sobre la presencia de más de 28.000 soldados estadounidenses en Corea del Sur.

“Estamos preparados para tomar medidas que darán (a Corea del Norte) una certeza suficiente de que pueden estar cómodos sabiendo que la desnuclearización no acabará mal para ellos”, se limitó a indicar Pompeo, sin dar detalles sobre una eventual reducción de sus tropas en la península coreana, informaron las agencias de noticias EFE y Yonhap.

El secretario de Estado se mostró “muy optimista” sobre el éxito de la cumbre, que también buscará poner punto final formal a la guerra entre las dos Coreas de los años 60, pero también redujo las expectativas sobre su resultado al señalar que las conversaciones “establecerán un marco para el difícil trabajo que vendrá después”, en las negociaciones nucleares, en las que Washington mantiene sus exigencias a Pyongyang.

“La desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península coreana es el único resultado que aceptará Estados Unidos”, destacó Pompeo.

“Vamos a asegurarnos de que establecemos un sistema lo suficientemente robusto como para verificar” que los norcoreanos cumplen sus compromisos de desnuclearización, prometió.

No obstante, expresó su confianza sobre los resultados del histórico encuentro y puntualizó que las negociaciones para preparar la agenda de la cumbre avanzan “muy rápidamente”, por lo que se espera alcanzar una “conclusión más rápido de lo previsto”.

Delegaciones diplomáticas de alto nivel de los dos países se reunieron hoy en el Hotel Ritz Carlton de Singapur por última vez para cerrar la agenda de la cumbre.

Durante la misma rueda de prensa, Pompeo contó que Trump llamó hoy por teléfono al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y al primer ministro nipón, Shinzo Abe, para mantener a sus aliados al tanto de los avances previos a la cumbre.

En la misma línea, Trump había manifestado ayer que cree que las cosas irán “muy bien” en su reunión con Kim, que comenzará con un encuentro a solas entre ambos, según la Casa Blanca.

“Como sabe, tenemos una reunión muy interesante mañana concretamente y creo que todo va a salir muy bien”, declaró Trump al comienzo de un almuerzo de trabajo con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

Poco antes del encuentro con Lee, Trump había escrito en su cuenta de Twitter que había “entusiasmo en el aire” en Singapur ante su esperado encuentro con el líder norcoreano.

La cumbre entre Trump y Kim, cuyo inicio está previsto para las 9 hora local del martes (las 22 de hoy en Argentina) en el hotel Capella de Singapur, será la primera cita de la historia entre líderes de los dos países, tras casi 70 años de confrontación y 25 de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.