ESTUDIANTES DE ALVEAR PROTESTARON CONTRA EL FRACKING EN MENDOZA Y CORTARON RUTAS: LOS AMENAZARON CON DOBLE FALTA Y CAUSA PENAL

Estudiantes de General Alvear realizaron en Mendoza una protesta contra la práctica del fracking que lleva a cabo el gobernador Alfredo Cornejo y cortaron las rutas, al tiempo que denunciaron una seire de amenazas como ponerle doble falta en el colegio, iniciarles una causa penal y enviar al lugar personal de Gendarmería Nacional y de la policía local para identificarlos, según denunciaron los organizadores.

El bloqueo se llevó a cabo en la ruta 143 y Calle O, de Alvear, pidiendo una ley que prohíba el fracking.

Los estudiantes denunciaron que antes de que llegaran los gendarmes, arribaron al lugar policías que fotografiaron a los jóvenes y dijeron que actuaban en nombre de un juez federal.

Desde la madrugada los estudiantes se congregaron junto a vecinos autoconvovcados que cada miércoles se manifiestan en apoyo a las Asambleas por el Agua.

Estas últimas sostienen una protesta en la Legislatura cada miércoles para que diputados traten el proyecto de ley que prohíbe el fracking.

También plantean los estudiantes la defensa de la Ley 7722, que impide el cianuro en la minería y que el gobierno de Mendoza junto a empresarios buscan reformarla con fines extractivistas.

“Soy Natalia de Jóvenes por el Ambiente, venimos organizándonos desde hace mucho tiempo. La situación está complicada y pedimos que solidaricen con nosotros porque ha venido la Gendarmería y está interrogándonos”, señaló una de las estudiantes.

El fracking es un técnica de extracción que se produce cuando se agota el petróleo en el mundo y en momentos en que es necesario impulsar energías renovables para evitar el desastre climático que se avecina.

Es una técnica autodestructiva para extraer petróleo y gas desde yacimientos no convencionales, o sea reservas que están situadas a grandes profundidades y que se encuentran en la roca madre a unos 3.000 metros de profundidad.

Se hacen perforaciones a grandes distancias, con 30 millones de litros de agua por pozo y un coste altamente tóxico de más de 600 químicos tóxicos, abortivos, que genera deformaciones en fetos y enfermedades raras que son desconocidas para la medicina.

Con esos químicos disuelven la roca madre para liberar burbujas de gas y petróleo que estén en ella y precisó que es una técnica que está prohibida en los países más desarrollados del mundo, porque hay graves consecuencias para personas, para el agua, el aire, el suelo y el medioambiente general.

“El fracking causa sismos y fue prohibido por eso mismo los químicos que usa en el agua son altamente irrecuperables y el agua mientras siga allí continúa trabajando, disolviendo rocas y contaminando acuíferos”, indicó el científico Esteban Servat, que es magister en Biotecnología y que denunció que al expresarse en contra del fracking se tuvo que ir de Mendoza.

Servat, quien se encuentra en Suiza participando de un encuentro estudiantil para frenar el cambio climático europeo, agregó que “la industria dice que el encamisado de cada pozo se hace con lámina de acero, pero el líquido contaminado entra en los acuíferos”.