FERNÁNDEZ ENCABEZÓ EL ACTO POR EL «DÍA DE LA LEALTAD»: «MENOS MAL QUE LE TOCÓ AL PERONISMO GOBERNAR EN ESTE MOMENTO»

El presidente Alberto Fernández encabezó hoy el acto central por el «Día de la Lealtad» y celebró que sea el peronismo el que está gobernando en medio de la pandemia, al tiempo que afirmó que «Perón no pensó en una Argentina de clases sino en una Argentina integrada» y pidió dejar atrás «el odio».

Fernández fue el único orador del acto que se realizó en el salón Felipe Vallese de la sede de la CGT al que ingresaron solo una veintena de funcionarios, sindicalistas y dirigentes políticos para preservar la distancia social requerida en la pandemia.

Sin ser proclamado como futuro presidente del PJ como se había anticipado, el jefe de Estado brindó un discurso en el que repasó la historia del 17 de octubre de 1945, trazó paralelismos con la actualidad y, tras varias menciones a la pandemia, afirmó: «Menos mal que le tocó al peronismo gobernar en este momento».

El Presidente buscó separar el acto -que incluyó una masiva caravana organizada por la CGT a Plaza de Mayo- de las marchas de la oposición y señaló: «Decían que este es el acto anti banderazo. Sepan que acá no hay odios ni rencores, lo que hay es ganas de poner a la Argentina de pie de una vez y para siempre».

En su repaso histórico sobre el movimiento fundado por Juan Domingo Perón, Fernández sostuvo que «las víctimas del odio» fueron los peronistas y agregó: «En nombre de la libertad nos echaron del gobierno, nos fusilaban y nos hacían desaparecer compañeros».

«Vamos a terminar con esa Argentina del odio, vamos a construir otro país con todos y todas, con los que piensan como nosotros y los que tienen diferencias con nosotros. Porque creemos en la diversidad», remarcó en otro tramo de su discurso.

En esa línea, el mandatario sostuvo que «Perón cuando pensó aquel 17 de octubre no pensó en una Argentina de clases sino en una Argentina integrada y siempre pensó en que los que invierten se unan a los que trabajan, que los que dan empleo se unan a sus empleados y siempre promovió el desarrollo de la industria argentina sobre esa base».

«Todo empezó en una situación que tiene cierta semejanza con el presente. El país había vivido la tragedia del terremoto de San Juan. Eso hizo que Perón y Evita se conocieran y empezaran a escribir una historia única», sostuvo Fernández.

Y continuó: «El 19 de septiembre (de 1945) llenaron las calles muchos argentinos que reclamaban la renuncia de un coronel que le estaba dando derechos a la gente. Se envalentonaron. Lo detuvieron, lo llevaron a Martín García y ese fue el inicio».

«Cuando el pueblo vio a su coronel, que les había dado derechos y reconocido su lugar en la sociedad y salió a la calle a reclamar, la historia cambió para siempre», subrayó el mandatario y agregó: «Noto cierta similitud porque también a nosotros nos toca hacernos cargo en medio de la tragedia que significa la pandemia».

Al respecto, Fernández reconoció que «hubiera preferido que se queden en sus casas» pero le agradeció a quienes se movilizaron por «el afecto que han expresado».

Por otra parte, destacó el rol de los gobernadores, de los dirigentes sindicales y de la vicepresidenta Cristina Kirchner, a quien también mencionó en su discurso junto al ex presidente Néstor Kirchner.

Al hacer una valoración de esos dos gobiernos bajo el signo del peronismo, Fernández subrayó: «Con Néstor logramos recuperarnos del 2001. Después vino Cristina, que otorgó derechos como nunca nadie había otorgado».

«El mundo nos exige más que nunca estar unidos, porque la crisis mundial no ha terminado», señaló el Presidente y agregó: «El virus avanza pero no nos derrota, porque estamos de pie y finalmente haremos todo lo que haga falta para que la Argentina se reconstruya».

«En la Argentina millones reclaman otro lugar, otro futuro, un país que los integre y no los deje de lado. Vamos a construirlo, vamos a hacerlo con Cristina, con Sergio (Massa), con Máximo (Kirchner), con Héctor (Daer), con Hugo (Moyano), con todos y con todas, con cada gobernador», agregó.

Fernández llegó a la sede de la CGT acompañado por la primera dama, Fabiola Yáñez, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, quienes participaron del acto junto al jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

También estuvieron presentes en el lugar el gobernador bonaerense Axel Kicillof; su par de Tucumán, Juan Manzur; los referentes de la CGT Héctor Daer, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri y Antonio Caló; el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro; y los intendentes de Esteban Echeverría, Fernando Gray, de Quilmes, Mayra Mendoza, y de Merlo, Gustavo Menéndez, entre otros.