FUNES DE RIOJA CUESTIONÓ QUE SE BUSQUE IMPLEMENTAR UN ETIQUETADO FRONTAL DE ALIMENTOS QUE «DEMONICE EN VEZ DE INFORMAR»

El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, aseguró hoy que no está en contra de que haya etiquetado frontal de alimentos, aunque se quejó de que se busque «demonizar en vez de informar» con esa iniciativa y advirtió sobre la posibilidad de «perder mercados» internacionales.

El también vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) cuestionó que se pretenda seguir el modelo chileno, ya que consideró que es «algo que demoniza en vez de informar, quiere inducir conductas» en los compradores.

«Es un tema que hay que resolverlo, tiene que haber etiquetado, pero tiene que ser un etiquetado Mercosur», subrayó Funes de Rioja, quien destacó que la Argentina «es un país que es productor de alimentos» para el mercado interno y externo.

En ese sentido, el dirigente empresario advirtió sobre la posibilidad de que el etiquetado frontal genere pérdida de mercados extranjeros a los productos argentinos.

«Si llegamos a perder el mercado brasileño, cuidado. Tenemos muchas fábricas, incluso argentinas, que tienen plantas allá: la escala es más grande allá. A ver si terminan fabricando allá y no acá por estas normas y estas barreras», concluyó.

El proyecto de etiquetado frontal de alimentos con excesos de grasas o azúcares comenzó a ser tratado en comisiones de la Cámara de Diputados el pasado viernes, tras haber obtenido la media sanción en el Senado.