Garrirós de Rébori: El uso de la prisión preventiva como adelanto de condena es perverso

La titular de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional y presidenta de Justicia Legítima, María Laura Garrigós de Rébori, afirmó hoy que “el uso de la prisión preventiva como adelanto de condena es perverso”, al referirse a la detención del ex vicepresidente Amado Boudou, quien fue detenido esta mañana por orden del juez Ariel Lijo por presunto enriquecimiento ilícito.

“El uso de la prisión preventiva como adelanto de condena es una práctica perversa. La prisión preventiva sólo se justifica, desde mi punto de vista, si el proceso no puede seguir adelante, cuando (el acusado) se prófuga, cuando entorpece las investigaciones. Uno tiene que decirlo sobre una base fáctica, objetiva, los jueces no resolvemos a ojo de buen cubero”, dijo Garrigós de Rébori a Radio 10.

La titular de la agrupación Justicia Legítima puntualizó que, en el caso de Boudou, la prisión preventiva es “más gravosa” que la condena definitiva que podría recibir.

“He escuchado al abogado (de Boudou, Eduardo) Durañona. Durante cinco años de proceso estuvieron a derecho. Es un delito que, en el caso de ser condenado, no va a ser de cumplimiento efectivo, porque es un delito de pena que no supera los tres años. En este caso, a la larga, la prisión preventiva es más gravosa que la sentencia condenatoria”, destacó.

Para Garrigós, “la investigación parece ser incipiente”, porque el ex vicepresidente “ni siquiera ha sido indagado, falta toda la etapa instructoria y después le falta el juicio”.

Finalmente, la magistrada subrayó que “no se puede justificar jurídicamente” la medida de Lijo de detener a Boudou, por lo que “la justificación será otra”.