Gobierno bonaerense rechazó que se vaya a dejar cesantes a docentes sin título habilitante,

El gobierno bonaerense rechazó hoy que se vaya a dejar cesantes a docentes sin título habilitante, y señaló que los cambios en la toma de cargos “estaban previstos desde la paritaria 2017”.

La decisión, que prevé la aplicación de dos artículos del Estatuto del Docente que no se ponían en práctica desde el 2004, fue muy cuestionada por el Frente de Unidad Docente (FUD) que calificó a la medida de “unilateral” y señaló que “aplicar o no una norma estatutaria no es un acuerdo de cogestión”.

La semana pasada se conoció que la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) trabajaba en un proyecto para apartar de sus cargos a los docentes que dictan clases como suplentes o provisionales y no tengan un título habilitante ni estén estudiando un profesorado vinculado a la materia que enseñan.

El objetivo de la DGCyE es que los cargos se ocupen por concurso público a partir de 2018 e intenta consensuar con los gremios esta iniciativa que, en principio, comenzaría a regir a partir del 28 de febrero.

Es que hay muchos casos de docentes que no tienen título habilitante y tienen un cargo durante 15 años, mientras que existen docentes con su título y con mayor puntaje que no pueden acceder a ese cargo.

“Eso no es una resolución unilateral, estamos aplicando dos artículos del Estatuto del Docente que no se ponían en práctica desde el 2004. Esta normativa habla de implementar concursos públicos cuando finalice el ciclo escolar que debería terminar el 30 de diciembre”, dijo a Télam Sergio Siciliano, subsecretario de Educación bonaerense.

El funcionario aseguró que “se aceptó prorrogar hasta el 28 de febrero del 2018 el llamado a concurso para cargos docentes para que los alumnos rindan sus materias con el docente que tuvieron durante todo el año”.

Indicó además que “ya se cuenta con el relevamiento sobre la cantidad de docentes suplentes sin título que hay en la provincia por lo que de ninguna manera quedarían cargos sin ocupar”.

“Además, si una vez que se llama a concurso existiera un cargo al que ningún docente quiere tomar por estar en una zona desfavorable, se cubriría con el mismo maestro que lo venía haciendo hasta ahora”, destacó Siciliano.

El FUD asegura que esta medida implica dejar cesantes en pocos días a miles de docentes y que la postura del gremio es que “se den los plazos para adecuar las distintas situaciones de los docentes a la norma”.

En este punto Siciliano aseguró que se contempló la situación de los docentes de las escuelas técnicas o artísticas que requieren doble titulación, por lo que no se les aplicaría esta medida a partir del año que viene.
Para el FUD además “se pone en riesgo a miles de alumnos, de toda la provincia a que pierdan horas de clases en varias asignaturas y materias especificas”.
“Con esta decisión la DGCyE deja en claro la poca capacidad de diálogo, tomando unilateralmente decisiones que no sólo perjudican a miles de docentes sino también a miles de alumnos”, detalló el frente gremial.

En la provincia de Buenos Aires la cobertura de cargos docentes es muy disimil si se comparan los distritos, ya que algunos pueden tener exceso de maestras jardineras y falta de profesores de educación física u otros exceso de profesores de lengua y falta de docentes de ciencias naturales.

“De esta forma solucionamos ese taponamiento que impide no sólo a docentes idóneos con título y puntaje acceder a un cargo, sino que estimulamos a que los actuales suplentes sin título lo obtengan, ya que hay casos de maestros que tienen un cargo durante años y están totalmente alejados de la capacitación”, remarcó el funcionario.

Siciliano negó que esta norma sea unilateral ya que “se había mencionado en la paritaria del 2017 y de hecho están en los acuerdos de cogestión y lo íbamos a poner en práctica este año pero a pedido de los sindicatos lo postergamos para el 2018”.

El problema es que entendemos que los docentes “deben ser profesionales para lograr una educación de calidad con la idoneidad que da un título habilitante, mientras que los sindicatos piensan a los docentes como trabajadores de la educación”.

De acuerdo a esta normativa se habilitaría que estudiantes de los últimos años de los profesorados, según una serie de requisitos, puedan tomar cargos en escuelas públicas en caso de resultar vacantes los concursos.

“Hay que reconocer que hay horas que son suplentes que se continúan por años ocupadas por estudiantes sin que la gente con título acceda a ellas” dijo a Télam, Susana, docente de inglés de primaria.

Agregó que en una escuela en la que trabajó “estuvo allí desde el 2007 al 2015 sin tener título” y detalló que existían profesores que ejercían cargos con menor puntaje que otros y que “no se molestaban en anotarse y sólo hacían una materia al año porque trabajaban de otra cosa”.