Gobierno italiano anunció que no permitirá el desembarco en sus puertos de los 239 inmigrantes

El gobierno italiano anunció hoy que no permitirá el desembarco en sus puertos de los 239 inmigrantes rescatados ayer en el Mediterráneo por la nave Lifeline, que se encuentra en aguas de Malta, país al que el Ejecutivo peninsular reclama que se haga cargo de la embarcación.

“La nave fuera de la ley Lifeline está ahora en aguas de Malta, con su carga ilegal de 239 inmigrantes”, denunció el vice premier y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, a través de su página de Facebook.

“Por la seguridad de la tripulación y pasajeros pedimos a Malta que finalmente abra sus puertos”, agregó Salvini, que en los últimos días confirmó que su país no permitirá “nunca más” el desembarco de naves de las ONG que rescaten inmigrantes en el mar.

“Está claro que luego la nave deberá ser secuestrada, y su tripulación detenida. Nunca más traficantes
en el mar, nunca más en Italia”, sentenció el líder de la derechista Liga Norte.

El ministro de Infraestructura y responsable de los puertos italianos, el miembro del Movimiento Cinco Estrellas Danilo Toninelli, reforzó la línea planteada por Salvini y también señaló que “Malta debe acoger a los inmigrantes”.

Sin embargo, Malta se desmarcó de la responsabilidad que le endilgó el líder de la xenófoba Liga Norte y negó haber recibido una solicitud formal por parte de Italia.

“A pesar de la retórica, ni Lifeline ni la coordinación de Roma nos enviaron una solicitud formal para dar la bienvenida al barco”, fue la escueta respuesta que fuentes de La Valeta brindaron al diario Malta Today.

La nueva polémica entre ambos países surge dos semanas después de la discusión entre Roma y La Valeta por la nave Aquarius, que con más de 600 inmigrantes a bordo debió finalmente desembarcar en España tras los rechazos de Italia y Malta.