Harley-Davidson trasladará parte de su producción fuera del país

H-D intenta así evitar una subida de precios para los clientes en Europa, que con el incremento de los aranceles del 6 al 31 por ciento hacen que la mítica moto Harley Davidson se encarezca en el viejo continente una media de 2.200 dólares, informó el lunes la empresa en un comunicado, citado por DPA.

Hasta el traslado de la producción, dentro de 9 a 18 meses, el fabricante estadounidense será el que asuma esos costos, lo que supone hasta fines de año una cifre de entre 30 y 45 millones de dólares.

“Me sorprendió que Harley Davidson sea la primera de todas las empresas en hacer flamear la bandera blanca”, tuiteó el presidente estadounidense, Donald Trump, acusando a la empresa de tomar los aranceles como excusa.

La UE reaccionó el viernes con aranceles al whisky, los pantalones vaqueros, el arroz, el maíz y las motos en represalia al aumento de los aranceles que antes ordenó el presidente Donald Trump, al hierro y el acero proveniente de Europa.

Harley-Davidson es la primera empresa estadounidense que ofrece una estimación detallada de las consecuencias de este conflicto comercial.

Si el incremento de costos se traslada al cliente con una subida de precios, eso provocaría daños “inmediatos y de larga duración” para el negocio en la región, señaló la empresa en el mensaje.
Europa, con casi 40.000 H-D vendidas el año pasado es el segundo mercado más importante para la empresa después de Estados Unidos.

Además, Harley-Davidson tiene fábricas en Brasil, India y Tailandia, las que serán ampliadas.

Sin embargo, la compañía no dio precisiones sobre qué efectos puede tener el traslado de la producción sobre el número de empleados y los puestos de trabajo, aunque indicó que se siente comprometida con la producción en el país, pero aclaró que el traslado de partes del proceso es la única posibilidad de mantener vigente el negocio en Europa.

El negocio internacional es cada vez más importante para la empresa cuya facturación en el exterior creció en el primer trimestre un 12 por ciento, mientras que los jóvenes estadounidenses demuestran cada vez menos interés en las motocicletas.