jefe de la diplomacia de EE UU aseguró que no pondrá una fecha límite a las negociaciones sobre la desnuclearización

En una entrevista telefónica con la cadena CNN, Pompeo dijo que quiere continuar con las conversaciones con Pyongyang para lograr su desnuclearización.

“No voy a poner un límite a eso, ya sean dos meses, seis meses, estamos comprometidos con avanzar de manera expedita para ver si podemos conseguir lo que establecieron los dos líderes”, expresó el secretario de Estado en referencia a la reunión del 12 de junio en Singapur entre los presidentes Donald Trump y Kim Jong-un.

Las declaraciones del funcionario norteamericano contrastan con los comentarios de un alto oficial del Departamento de Defensa, quien recientemente dijo a la prensa que Washington pronto presentaría un plan con “peticiones específicas” y fechas límites para el proceso de desnuclearización.

El mismo Pompeo afirmó tras la cumbre que Washington espera que el proceso de desnuclearización se prolongue durante los próximos dos años y medio y que así pueda concluir a finales de 2020.

Tras la histórica cumbre en Singapur, Kim y Trump firmaron un acuerdo en el que los dos países se comprometen a cooperar para desarrollar nuevas relaciones y para “la promoción de la paz, la prosperidad y la seguridad”.

La continuidad de las conversaciones para hacer avanzar el diálogo sobre la desnuclearización entre Washington y Pyongyang puede tener su continuidad en lo inmediato, ya que representantes de la Casa Blanca se encuentran en la capital norcoreana para preparar una inminente visita de Pompeo, según informó hoy el diario surcoreano Joongang.

En total, seis funcionarios de Washington se encuentran en Pyongyang. De los seis, cuatro pertenecen al
Departamento de Estado y a la CIA y están encargados de preparar una visita considerada como un primer paso tras los acuerdos alcanzados en la reciente cumbre de Singapur.

Los otros dos funcionarios norteamericanos que están en la capital norcoreana se encargan, según Joongang, del traslado de los restos de soldados caídos en combate durante la Guerra de Corea que Pyongyang se comprometió a transferir, tras los acuerdos firmados en Singapur.

Una de las fuentes consultadas por el diario surcoreano indicó que Pompeo podría retornar a Washington transportando los primeros restos transferidos por Pyongyang.

La Cumbre de Singapur fue la primera entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación y 25 de negociaciones fallidas y tensiones en relación con el programa nuclear norcoreano.