“La industria de los biocombustibles se consolida gracias a la consistente política del Gobierno Nacional” – Por Canpo

Foto: Guillermo Martini, CANPO

Foto: Guillermo Martini, CANPO

La reciente decisión del Gobierno Nacional, implementada a través de la secretaría de Energía, de elevar al 10% la mezcla de bioetanol con naftas a partir del 1 de diciembre del corriente año, es un paso más en la consolidación de una industria integrada a la cadena agropecuaria, que nació durante el mandato del ex presidente Néstor Kirchner y se consolida con el actual gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Frente a la permanente e infundamentada crítica de la oposición, la Corriente Agraria Nacional y Popular (CANPO) destaca que las industrias del biodiesel y el bioetanol plasman la política oficial de agregar valor en origen a las materias primas del campo, generar empleo local de calidad y contribuir a la diversificación de la matriz energética.

Tres datos queremos destacar sobre esta nueva industria:

1.- Existen 51 empresas productoras de biocombustibles registradas ante la Secretaría de Energía de la Nación, en un arco que abarca desde la pequeña industria familiar hasta las grandes compañías multinacionales, nacionales y cooperativas.

2.- En junio, el nivel de producción mensual de biodiesel era de 250.000 toneladas y el de bioetanol de 50.000 toneladas.

3.- El valor de mercado de la producción anual de biocombustibles ronda los $25.000 millones.

La semana próxima quedará oficialmente inaugurada la planta de ACA Bio, en la localidad cordobesa de Villa María. La significación de este emprendimiento tiene diversos aspectos que CANPO quiere remarcar.

En primer lugar se trata de un emprendimiento de carácter cooperativo, es decir de los propios productores rurales organizados. Tal inversión hubiera sido impensable bajo el paradigma neoliberal de los 90, desmantelador del Estado y concentrador de la renta del campo.

En segundo lugar, significa industrializar el maíz que normalmente iría al puerto para su exportación, para transformarlo en Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA’s) que en conjunto más que duplican el valor del grano. Este hecho es estratégico frente a una situación de baja de precios en los mercados internacionales.

En tercer lugar promueve el desarrollo económico y social de una localidad como Villa María, ya que los subproductos del bioetanol se integran a la red (cluster) de agregación de valor representado por los tambos y su industria láctea, las granjas porcinas, los feedlots y las fábricas de bebidas gaseosas.

CANPO no puede sino celebrar la puesta en marcha de esta iniciativa cooperativa, que debe ser enmarcada en las consistentes políticas del Gobierno Nacional a favor de la industrialización de la ruralidad, la distribución de la renta y la inclusión social.

CANPO, Corriente Agraria Nacional y Popular