La inmigración bloqueó el tercer intento de formar gobierno

Las negociaciones en el tercer intento de formar un gobierno en Holanda volvieron este martes a estancarse, tras dos semanas de diálogo, por diferencias entre la centroderecha y la Izquierda Verde sobre la política migratoria y la cuota de aceptación de refugiados.

El jefe de las negociaciones, el laborista Tjeenk Willink, explicó hoy que los cuatro partidos -el liberal VVD, Llamada Democristiana (CDA), los progresistas D66 y los verdes (GroenLinks)- decidieron no seguir adelante con las negociaciones para una posible alianza.

Según Willink, el obstáculo fue la negociación sobre los acuerdos con los países del norte de África y el aumento del número de refugiados que debería aceptar Holanda.

El líder de los verdes, Jesse Klaver, afirmó no estar “dispuesto a apoyar acuerdos para enviar de vuelta a los refugiados sin que realmente estén garantizados sus derechos” en los países con los que se firman dichos tratados, consignó la agencia de noticias EFE.

Se trata de la segunda ronda de negociaciones entre estos cuatro partidos, ambas fracasadas por desacuerdos en la política migratoria, y el tercer intento de formar una coalición en Holanda desde las elecciones del pasado 15 de marzo.

La anterior mediadora, Edith Schippers, también intentó propiciar el diálogo entre el VVD, CDA, D66 y Unión Cristiana, pero los desacuerdos entre D66 y Unión Cristiana sobre cuestiones éticas como la eutanasia voluntaria para los mayores de edad o la regularización del cultivo de cannabis impidieron las conversaciones.

Holanda lleva casi 90 días sin un nuevo gobierno y, hasta ahora, todos los intentos de formar una coalición mayoritaria fracasaron, lo que abre las puertas a una formación minoritaria en el Parlamento que daría pie a un Ejecutivo poco estable hasta la convocatoria de nuevas elecciones.