LA PANDEMIA DEJÓ FUERA DE COMBATE A MILES DE BARES Y RESTAURANTES, Y NO PERDONÓ BARRIOS

Sin distinciones de barrios o tipos de negocios, la pandemia de coronavirus arrasó en la zona metropolitana con bares, bodegones y restaurantes clásicos, que no pudieron superar los efectos de la cuarentena y dejaron un tendal de personas desempleadas, según diversos relevamientos entre cámaras empresariales.

Pese a los intentos por seguir abiertos a través de la venta vía delivery o «take-away» (a domicilio), muchos de estos comercios debieron cerrar sus puertas y clausuraron, en algunos casos, años de historia, alertaron desde la Cámara de Comercio, la CAME y la Federación de Comercio porteña (FECOBA).

En el corredor gastronómico de Puerto Madero, el emblemático restaurante La Parolaccia, que estaba cerrado desde el 18 de marzo último -casi en simultáneo con el inicio de la cuarentena-, anunció este lunes el cierre definitivo.

«En este momento tan difícil, no son todas buenas noticias.

Debido a la Pandemia mundial (Covid-19) que nos IMPACTA a todos, el local La Parolaccia Casa Tua (Puerto Madero) no volverá a abrir sus puertas», informó la compañía.

El efecto pandémico no sólo golpea a las firmas sino que deja una gran cantidad de trabajadores afuera del mercado.

En este caso afectó a 25 empleados, junto con otros 39 de la parrilla La Bistecca de San Isidro, propiedad del mismo grupo empresarial.

A ese establecimiento, dedicado fundamentalmente a la cocina italiana, se le sumó Sottovoce, junto con otros dos bodegones clásicos de Palermo, donde la inactividad fue crucial para la toma de decisiones.

Otros dos reconocidos establecimientos que debieron cerrar fueron Trapiche, ubicado en Humboldt y Paraguay, y el Rey del Vino, sobre Juan B. Justo, que tenían una antigüedad de casi 30 años.

El mítico bar porteño, la Biela, también está en riesgo de cierre, afectado por la fuerte caída en el consumo luego de tres meses de cuarantena.

Los dueños del establecimiento revelaron que de los 54 empleados que tienen sólo trabajan 10 y pidieron al gobierno un plan para evitar la quiebra del local.

En la lista de cierres se agregan los siguientes restaurantes y bares: Ravello; Hong Kong Style; la Flor de Barracas; Chin Chin, DeBar y Bar Bazul.

En el caso del bar notable La Flor de Barracas se trata de un establecimiento fundado en 1906 y cuyos dueños aseguraron que ya no podía sostener la estructura sin funcionar y debieron cerrar a fines de mayo.

Aunque en el interior del país la situación tiende a estar más relajada, en Mar del Plata, los comercios dedicados a la gastronomía se mantienen cerrados.

En los últimos días bajó la persiana en forma definitiva el tradicional café La Fonte D Oro, ubicado en el museo del Mar.