La pareja gay rusa que logró formalizar su matrimonio en Rusia contraído en Dinamarca abandonó el país tras recibir amenazas

La pareja gay rusa que logró formalizar su matrimonio en Rusia contraído en Dinamarca, por un vacío legal en la normativa, debió abandonar el país tras recibir amenazas, informó hoy la organización LGTB-red, de defensa de los derechos de la diversidad sexual.

La pareja homosexual había legalizado su unión a pesar de que en Rusía está prohibido el matrimonio igualitario, ya que sólo se concibe la unión entre un hombre y una mujer.

Según informaron medios rusos, un centro de servicios estatales registró el matrimonio de los dos hombres después de que la pareja presentara el certificado traducido y aprobado por un notario.

La jefa del registro civil de Moscú, Irina Muraviova, comentó que la ley rusa no impide el reconocimiento de los matrimonios homosexuales formalizados en el extranjero, aunque sí impide su registro, una laguna legal que consideró difícil de solucionar, consignó la agencia de noticias EFE.

«Este desarrollo de los acontecimientos no estaba previsto, y solo una amenaza real a la libertad y la seguridad de Pável y Yevgueni ha sido la causa de que hayan salido del país», señaló LGTB-red a través de la web.

De acuerdo con el portal OVS-info, ayer la policía llegó al domicilio de la pareja, en un suburbio de Moscú, y trató de echar la puerta abajo.
Después la pareja comenzó a recibir amenazas y se le cortó la electricidad de su casa.

«La policía ha declarado abiertamente que no puede protegerlos de ataques de personas u organizaciones abiertamente homófobas», dijo, por su parte, el activista de derechos humanos Igor Kochetkov.

«Por eso decidieron que por el momento deben salir de Rusia», agregó.

La semana pasada, tras difundirse que se había legalizado en Moscú el matrimonio homosexual de Pável Stostko y Yevgueni Voitsejovski, el Ministerio del Interior ruso anunció que despediría a la funcionaria que registró la unión.

Los dos hombres habían contraído matrimonio en Dinamarca el pasado 4 de enero.

La decisión de legalizar dicho matrimonio en Rusia provocó la apertura de una investigación interna, mientras los pasaportes con el sello que registraba dicha unión homosexual a ojos de la legislación rusa fueron declarados «inválidos».

El Código de Familia en Rusia no prohíbe expresamente los matrimonios homosexuales, pero define el matrimonio exclusivamente como una unión legal entre un hombre y una mujer.