LA REAPERTURA DE LAS SALAS DE JUEGO PORTEÑAS PODRÍA ESTAR INCLUIDA EN LA PRÓXIMA ETAPA DE FLEXIBILIZACIÓN

Trabajadores nucleados bajo los gremios Aleara, Gastronómicos y Aphara se movilizaron hoy a la sede de Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (LOTBA) para reclamar la reapertura de las salas de juego porteñas y se fueron con la promesa oficial de que en la próxima apertura será considerado el regreso de la actividad.

De la reunión con el presidente de Lotería, Martin García Santillán, participaron Ariel Fassione, Secretario Gremial del Sindicato de Juegos de Azar (Aleara); Diego Quiroga, por la Asociación del Personal de Hipódromo (Aphara); y José Bordes, del Sindicato de Gastronómicos.

«La reunión con el presidente de LOTBA García Santillán fue muy positiva. Nos vamos con una esperanza muy firme y concreta de estar en la próxima fase de apertura de la Ciudad, que será alrededor del 9 de noviembre, para que de una vez por todas habiliten nuestra actividad», afirmó Ariel Fassione, secretario gremial de Aleara.

En ese sentido el dirigente agregó: «Vemos el mes de noviembre como el mes de comienzo de nuestra actividad, es lo que percibimos en la reunión y lo que le transmitimos a todos los compañeros trabajadores que participaron de la movilización y se fueron muy conformes con las novedades que les contamos».

«Ahora esperamos que las autoridades cumplan con su palabra, ya que somos una de las pocas actividades que aún falta volver a sus puestos de trabajo», afirmó Fassione.

Y agregó: «También dejamos en claro en la reunión que el 75 por ciento del salario que perciben hoy los trabajadores ya no se sostiene más, y que la necesidad y urgencia de volver significa empezar a cobrar el 100 por ciento del salario y poder discutir la paritaria que en este contexto quedó postergada».

«Estamos convencidos que con los protocolos presentados ante las autoridades no habría inconvenientes para funcionar, con el máximo de los cuidados y resguardando la salud de trabajadores y clientes», dijo el dirigente.

Añadió que «ya hay más de 60 salas funcionando en varias provincias y no se han reportado situaciones de contagios, por lo que es indispensable volver al trabajo para darle respuesta a las 8.000 familias que en forma directa viven de esta actividad».