Las bases de Izquierda Unida avalan una alianza electoral con Podemos

Las bases de Izquierda Unida (IU) respaldaron hoy en una consulta el proceso negociador que su partido mantiene con Podemos para lograr una alianza electoral, que de concretarse aspira a ser un factor revulsivo de cara a los comicios del 26 de junio.

De los 20.067 votos emitidos por los militantes, el 84,5% (16.953) fueron un “sí” a la negociación; el 13,1% (2.623) un “no”, mientras un 2,4% (491) de los participantes se abstuvieron, informó la federación IU a través de su cuenta de Twitter.

El resultado de la consulta se conoce cuando faltan poco más de 24 horas para que concluya el plazo que se dieron ambas fuerzas para negociar un programa de acuerdos para concurrir de forma conjunta a las nuevas elecciones.

Una vez que se cierre el pacto, Podemos llevará a cabo su propia consulta, mientras IU no descarta volver a preguntar a sus bases, que dieron luz verde a la negociación pero no conocen el contenido del acuerdo porque no está cerrado.

Antes de los comicios del 20 de diciembre, el candidato de IU, Alberto Garzón, buscó un acuerdo con Podemos para forjar un frente de Unidad Popular de la izquierda, pero el líder de la formación antiajuste, Pablo Iglesias, se negó a participar.

Los resultados dieron a IU-Unidad Popular sólo 2 diputados, 9 menos que en los comicios de 2011, mientras Podemos y sus aliados irrumpieron con 69 escaños.

Sin embargo, los sondeos publicados durante los últimos cuatro meses de negociaciones infructuosas entre los partidos políticos apuntan a un retroceso de Podemos (58 escaños) y una recuperación de la histórica fuerza de izquierda comunista (6 escaños).

Desgastado frente al nuevo escenario electoral, Iglesias cambió de opinión.

A pesar de eso, las encuestas no son claras respeto a la eventual alianza entre Podemos e IU, ya que las más prometedoras indican que podrían desbancar al Partido Socialista (PSOE) del segundo lugar en número de votos, 22,3% frente al 20,3%, aunque seguirían por debajo del oficialista conservador Partido Popular (PP) en escaños.

No obstante, la futura coalición electoral es una amenaza en ciernes sobre el PSOE y así lo reconoce el propio partido de Pedro Sánchez, que ya entró en campaña atacando a Podemos por este movimiento.

“Podemos quiere convertirse en la vieja izquierda, la vetusta izquierda comunista, obsesionada con superar al PSOE a costa de que la derecha siga gobernando en España”, afirmó ayer Antonio Hernando, portavoz del comité electoral socialista.