LAS MUJERES GANAN ESPACIO EN LA ESCUELA AGRARIA DE LA UNLP

Para dar respuesta a la creciente demanda de formación rural para jóvenes mujeres y ofrecer igualdad de oportunidades, la Escuela de Agricultura y Ganadería “María Cruz y Manuel L. Inchausti” de la Universidad Nacional de La Plata encaró una serie de obras de infraestructura para que más alumnas puedan residir – de lunes a viernes – en el establecimiento educativo, ubicado en el partido bonaerense de 25 de Mayo.

Los trabajos consistieron en la ampliación de la residencia donde se alojan en la actualidad las 28 alumnas que concurren a la escuela agraria que ahora pasará a tener capacidad para albergar 32 jóvenes.

La obra permitió dotar a la institución de más y mejores espacios para la estadía semanal de las jóvenes que viven en el colegio. Cabe destacar que en la Escuela Agraria de la UNLP, los chicos cumplen un régimen de internado: ingresan al establecimiento los lunes y se van los viernes. Las actividades comienzan a las 7.20 y finalizan a las 20.30; incluyen clases en el aula, tareas en el campo y espacios de recreación y deportes.

Para el presidente de la UNLP “la Universidad tenía una deuda pendiente con esta comunidad educativa, porque somos conscientes de que cada vez son más las mujeres que quieren recibir formación en prácticas agrícola ganaderas”.

“Estamos poniendo en marcha nuevos proyectos para que Inchausti siga creciendo, apostando a la formación en oficios rurales para la comunidad de 25 de mayo y sus alrededores”, agregó Tauber.

Respecto a la incorporación de mujeres al alumnado, el director del establecimiento, Rubén Giovanini, recordó que “la escuela fue fundada el 7 de abril de 1934 y desde sus inicios fue una escuela mixta. Sin embargo –aclaró- sólo podían concurrir varones, dado que las mujeres no tenían la posibilidad de permanecer durante toda la semana ya que no había espacio físico en las residencias. Aquellas alumnas que querían asistir a la escuela debían viajar todos los días desde su lugar de origen recorriendo varios kilómetros y como consecuencia Inchausti era elegida por escasas jóvenes de las cercanías”.

“A partir de la decisión del Equipo de Gestión, en 2017 se encaró la adecuación de las instalaciones edilicias de la institución y eso generó la posibilidad de que las alumnas pudieran residir durante toda la semana, al igual que los varones”, explicó Giovanini.

Las alumnas ahora cuentan ahora con un pabellón de 186 metros cuadrados, que incluye un sector de dormitorio, sala de estudio, y un amplio vestuario con duchas, baños y antebaño.

Concretamente, los trabajos encarados alcanzaron el cambio del cielorraso por PVC, la totalidad de las aberturas de madera por aluminio, y se renovaron los desagües. Además se renovaron íntegramente los armarios y se reacondicionaron 32 camas.

En cuanto al sector sanitario, se construyeron 6 baños, 8 duchas con cañerías nuevas de agua fría y caliente; en el antebaño se colocaron mesadas que contienen 7 bachas con canillas monocomando y espejos, y se renovó la instalación eléctrica con luminarias led.

Giovanini explicó que “desde el 2017 hasta la actualidad, se fueron incorporando paulatinamente 28 alumnas, entre las ingresantes a 1° año y pases de otras instituciones educativas. La matrícula total de la escuela actualmente es de 320 alumnos (28 mujeres y 292 varones)”.

Finalmente adelantó que “está proyectada la continuación de nuevas obras para alojar mayor cantidad de alumnas en los distintos niveles educativos de nuestro establecimiento para dar respuesta a la demanda de formación rural para las jóvenes, en un marco de igualdad de oportunidades”.