Los candidatos invisibles – Por Pablo Ibáñez

Hasta ahora en el mapa de candidatos tenías cinco personajes, de los cuales todos podían virar de un lugar a otro porque Massa puede decidir no ser, Cristina puede decidir no ser… incluso Margarita Stolbizer. Ahora se va despejando la cancha. Lilita Carrió, que decide ir a la ciudad de Buenos Aires. Randazzo es quien ha dado más certezas hacia adentro, reflejado en quienes salen a vender Randazzo 2017; tiene en su cabeza largarse a la cancha. Sin desentender los imponderables, los matices, pues no es lo mismo enfrentar una interna a Cristina Fernández, o enfrentar un acuerdo de unidad.  Pero esa es la sensación que tengo de ese núcleo cerrado que es el randazzismo.

Para Randazzo, creo que hay ámbitos preferibles, si le das a elegir al enemigo, preferiría un las PASO contra Scioli, como enemigo ideal. Un poco porque quedó cruzado en 2015 y otro poco porque en esas condiciones diría, yo soy la renovación del peronismo.  Sin embargo, sería grande la posibilidad de perder si se enfrentara a Cristina. Me parece que en este último tiempo empezó a pasar por su cabeza otra variable que también puede resultarle incómodo, que es la idea de unidad, compartir listas con otros con quienes en algún momento se enfrentó o no te gustaban (terminar con Scioli en la lista de diputados, terminar con gente de La Cámpora). Y esa idea de posicionarse en la renovación cuando los demás no significan eso, no le resulta cómoda.

Por qué no aparece públicamente Florencio Randazzo- le recriminan que no habla de la realidad social, por ejemplo-. Lo cierto es que no tiene que instalarse, ya es conocido, no necesita la aparición pública. Y en este mismo sentido, analizo a los restantes probables candidatos del peronismo de la provincia de Buenos Aires. Ya son conocidos a nivel nacional por lo tanto nadie se va a anticipar, es por eso que se van a orejear las cartas hasta último momento. Los demás, tanto del oficialismo como la oposición, no son tan conocidos.

El factor Alberto Fernández-Felipe Solá, dentro del peronismo. Aparecieron despegados de Massa. El año pasado, entre agosto o septiembre, Massa ente otros, le dijeron  a Felipe “nosotros somos los de la idea de producir un acercamiento con el peronismo” . Plantearon la posibilidad de un espacio en el que el peronismo se pueda juntar por fuera del Frente para la Victoria. Massa lo dejó caminar para no cerrar las puertas de esa posibilidad. Pero cuando él cerró el acuerdo con Stolbizer, pareció que terminó de bajar la persiana de un acuerdo real con el peronismo. Pero hay sectores que todavía siguen caminando en esa cuerda floja. Yo veo un matiz ahí entre Felipe y Alberto. Felipe tiene una complicación mayor porque el Frente Renovador va a tratar de tener protagonismo en el espacio bonaerense; y si allí juega  Sergio Massa, y termina presentándose -como todo lo indica- Stolbizer en una lista de senadores -digo senadores porque una resolución interna del GEN establece que Margarita Stolbizer ya no puede volver a ser candidata a diputada porque su carta orgánica no permite la reelección para el mismo cargo-; en cambio Alberto Fernández puede jugar más libremente apostando una variable de intento de peronismo. Y en Capital, está Lousteau por un lado, que es oficialista a nivel nacional pero opositor a nivel local; está el peronismo que está cruzado: unos están más cerca de Massa, otros están enfrente. Entonces, hay una variable más laxa; podría ir el Frente Renovador en un acuerdo con sectores del peronismo. Pero se ve más difícil que ocurra eso con Massa concretamente. Entonces lo de Felipe pareciera obligado; aún así sí se lo ve jugado en el espacio de Massa. Felipe charló con Randazzo en octubre pasado, pero siempre dejó en claro jugaba desde el espacio del Frente Renovador.

En cuanto al Kirchnerismo, en su mayoría tienen su posición tomada.  Quizás mayoritariamente piensan la no conveniencia de meterse ahora, frente a los argumentos “desestabilizadores”. En este esquema hay una serie de argumentos que están trabajando en ese sentido. Ahora lo cierto es que creo que nadie influye sobre Cristina. A pesar de las mediciones, la elección en la provincia de Buenos Aires es complicada, creo que este sentido que allí mide los riesgos de jugar y no jugar. Por lo que se interpreta hasta ahora dio más la posibilidad de no ser candidata.

gif-ciudad-verde-800x100-1

Banner