Macri, lejanía peronista y “parcial” acuerdo Nacional

Banner-Institucional-960x90 (1)

Mauricio Macri es el más duro. Pide presionar a los gobernadores, jugar a todo o nada, casi un émulo de su mal amado kirchnerismo.

Ser implacable. Tanto que, en el ahora desvencijado “gran acuerdo nacional”, que por nostalgia o desconocimiento Marcos Peña bautizó como el lanussismo, decidió abiertamente excluir de la mesa de diálogo a varios: no convocó a los bloques K, lo que supone excluir a un actor que a nivel país obtuvo 20% en la elección del 2017, sino que también dejó afuera expresamente a los gobernadores Carlos Verna de La Pampa, a Alberto Rodríguez Saá de San Luis y al riojano Sergio Casas.

Podría, hasta ahí, mantener cierta lógica política, lectura binaria buenos-malos, o como dicen en Casa Rosada: con algunos no se puede ni hablar, club al que incorporaron últimamente a Casas de La Rioja.

Pero el veto de facto alcanzó, también, a Miguel Ángel Lifschitz, el gobernador de Santa Fe. El socialista es crítico, tiene una tensión personal en la provincia con Cambiemos por su plan de reforma constitucional –que ya casi naufragó– pero está al frente de una de las provincias con más población y que es clave en el modelo productivo.

Hasta ahora, Lifschitz no fue citado ni consultado como si lo fueron otros mandatarios: de María Eugenia Vidal a Juan Schiaretti, de Omar Gutiérrez a Gildo Insfrán.

El debate quedó pendiente en medio del tsunami económico.

Rogelio Frigerio lo quiso reactivar bajo el título de “agenda para el Desarrollo” pero en medio de la corrida bancaria, el dólar sobreexcitado y los cambios de gabinete, el último jugador político que queda en el staff macrista, decidió guardarse hasta que escampe.

El peronismo satelital, los gobernadores y legisladores amigables, está rumbo al afelio político: el punto más lejano hacia el centro de gravedad en una órbita elíptica. Abundan las críticas, públicas, pero sobre todo privadas, no ven expectativas de mejoras futuras y se quejan del modo en que los trata Macri. “Te llaman para la foto del velorio”, dicen en una provincia.

300x250-2