Macri sobre los hundimientos de buques pesqueros: “si el barco no está en condiciones, por más langostino que haya, se tiene que quedar en el puerto”

En el marco de su visita a la ciudad de Mar del Plata, el mandatario se reunió con familiares de los tripulantes de los buques Rigel y El Repunte, que se hundieron en aguas nacionales cuando realizaban tareas de pesca tras haber zarpado del Puerto de ese distrito bonaerense.

Luego, el jefe de Estado mantuvo un encuentro en la sede del Instituto Nacional de Investigaciones y Desarrollo Pesquero (INIDEP) con la Mesa de Pesca, que integran distintos sindicatos y empresarias de la actividad pesquera y marítima.

Allí, acompañado por el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y de Trabajo, Jorge Triaca, el líder del PRO analizó la problemática del sector y, especialmente, la seguridad de las embarcaciones.

“No pueden salir barcos que carezcan del mantenimiento que corresponde”, planteó Macri, quien instó a los empresarios a “hacerse responsables”.
Y advirtió: “Donde haya habido negligencia empresaria habrá cuestiones penales de por medio. Tienen que recoger el guante de lo que está pasando y sumarse a que realmente los controles de la pesca en la Argentina vuelvan a funcionar como ocurre en otros sectores”.

Ese mensaje también fue para los dirigente sindicales del rubro, a quienes les pidió “ocuparse de esas cosas y cuidar a la gente”.
En referencia a los trágicos hundimientos de El Repunte, el 17 de junio de 2017 a 30 millas de la costa de Rawson cuando navegaba cargado de langostinos, y del Rigel, el 8 de junio pasado a la altura de Punta Tombo, el Presidente manifestó: “Si el barco no está en condiciones por más langostino que haya se tiene que quedar en el puerto. Esto no puede volver a repetirse. Tenemos que dar un paso hacia adelante porque son argentinos y familias que han quedado destrozadas”.

Asimismo, subrayó la necesidad de “renovar la flota pesquera, porque tiene muchos años de antigüedad” y agregó: “No puede ser que cada vez que pasa un accidente digamos ´es error humano´, no es creíble con barcos de más de 50 años de antigüedad”.

Al respecto, el mandatario anticipó que el Gobierno activará una línea de crédito del Banco Nación, contra garantía, para colaborar con el financiamiento que necesita la actividad para potenciar su desarrollo y destacó la importancia de “apostar a la modernización y a la productividad”.

Por su parte, Héctor Sanita, padre de Rodrigo, uno de los tripulantes del Rigel, afirmó que el encuentro con el jefe de Estado tuvo un balance de “50 y 50”: “Tiene buenas intenciones pero desconoce el tema por completo de lo que es la pesca, no está informado de nada, cada noticia que le decíamos abría los ojos como el dos de oro”.

“Se comprometió a seguir estudiando y darnos todo el apoyo.

Nada nos alcanza pero es el puntapié inicial para ver que nos va a ayudar en algo”, señaló en declaraciones a Radio Brisas.

Y concluyó: “Hundir un barco es un negocio, lo digo porque trabajé 25 años en la pesca. La ART le paga a los marineros un seguro de vida por muerte, la empresa cobra una cantidad de dólares del seguro entonces con el dinero se hace un barco nuevo”.