May y Corbyn se enfrentaron a preguntas del público de cara a la elección

En la recta final de la campaña electoral por los comicios del 8 de junio próximo y una semana después del atentado ocurrido en Manchester, la primera ministra Theresa May y el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se enfrentaron anoche por separado a una sesión de preguntas del público en vivo en un encuentro televisivo.

No fue un debate, pero anoche May y Corbyn fueron interrogados por una audiencia escéptica y por Jeremy Paxman, uno de los periodistas de televisión más conocidos del Reino Unido, en un encuentro emitido por Sky News y Channel 4 a ocho días de la elección parlamentaria anticipada.

La primera ministra se vio presionada a responder, entre otros temas, sobre los recortes en los servicios públicos y el Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea), mientras que Corbyn fue consultado en reiteradas oportunidades por cuestiones de seguridad, extremismo, inmigración y sobre las Islas Malvinas.

Las diferencias entre los dos líderes políticos sobre cómo manejar las negociaciones con Bruselas para la salida del Reino Unido de la UE también se pusieron de manifiesto.

Las elecciones del 8 de junio enfrentarán a May, líder del Partido Conservador que se opuso al Brexit antes del referéndum en junio pasado, pero ahora lo defiende, y a Corbyn, quien aunque en un principio sostuvo que se debía respetar el resultado del referéndum recientemente indicó que de llegar al gobierno, renegociaría con Bruselas.

Por su parte, May insistió en que los votantes británicos han elegido abandonar la UE y ella ahora está decidida a conseguir el mejor trato posible.

«Hacemos lo correcto para hacer del Brexit un éxito», dijo afirmando estar «dispuesta a ser una mujer difícil» durante las negociaciones con líderes de la UE si su partido gana las elecciones y se mantiene en el poder.

Durante la emisión, May fue acusada por los recortes en los servicios públicos y sus políticas con el sistema de seguridad social, salud y educación y un «impuesto sobre la demencia» que podría hacer más difícil que los ancianos británicos legaran sus propiedades a sus herederos.

Corbyn en tanto, enfrentó preguntas hostiles de la audiencia sobre el plan del Laborismo para subir los impuestos y su postura sobre el Brexit y la inmigración.

Asimismo, el líder laborista también trató de desviar las preguntas acerca de su defensa de grupos como Hamas y el Ejército Republicano Irlandés (IRA) y sobre si buscaría abolir la monarquía si su partido triunfaba, respondió que «no está en su agenda».

Ante la consulta sobre su antigua posición con respecto a estar en contra de la guerra de las Islas Malvinas, Corbyn afirmó que se debió haber evitado la guerra pasando por las Naciones Unidas (ONU) y que estaba a favor de «una solución negociada» a través del organismo internacional.

Según el último sondeo de YouGov para el diario The Times el laborismo está consolidando su posición y se encuentra a tan solo cinco puntos de la formación encabezada por Theresa May (38% a 43%).