“Me quieren sí o sí con una condena”, aseguró Milagro Sala en el inicio del juicio oral por amenazas

La detenida dirigente social Milagro Sala aseguró hoy, en el inicio de un
nuevo juicio oral en su contra, por supuestas amenazas a policías en el
2014, que se trata de un proceso “político” y que “sí o sí” buscan que
tenga “una condena”.
“Yo nunca amenacé a nadie”, aseveró Sala en el inicio del debate oral por
un hecho ocurrido el 13 de octubre del 2014, cuando, según la acusación,
habría proferido amenazas telefónicas a personal de la comisaría seccional
56 del barrio Alto Comedero de la capital provincial.
“Me quieren sí o sí con una condena”, aseveró la líder de la agrupación
Tupac Amaru en la sala de audiencias, adonde esta mañana fue trasladada
desde el penal de Alto Comedero.
“Siempre he puteado y todos los han hecho alguna vez, pero nunca fue parte
de mi léxico decir voy a poner una bomba”, afirmó Sala en referencia a las
acusaciones en su contra.
En momentos de prestar declaración testimonial agregó que cuando ella está
“molesta” por algo se dirige al lugar y no manda “a nadie”.
En tanto, señaló que psicológicamente está “destruida”, tildó de “político”
al nuevo juicio iniciado en su contra y señaló una serie de irregularidades
que, a su criterio, fueron cometidas en el marco de este expediente.
En este sentido, indicó que la jefa de la seccional 56, única querellante,
fue patrocinada inicialmente por los abogados Gastón Morales, hijo del
gobernador Gerardo Morales, y Luciano Rivas, actual secretario de Gobierno
de Jujuy.
En el inicio de la primera audiencia de este debate, que se extendió hasta
cerca del mediodía con cuatro testimoniales, Sala había asegurado que venía
a una “sentencia directa”.