Merkel anticipó que su país “no participará” en una eventual acción militar contra Siria

En una rueda de prensa en Berlin junto al primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen, Merkel agregó que el gobierno alemán apoyará “que se haga todo lo necesario para mostrar que el uso de armas químicas es inaceptable” y para que “Al Assad y sus aliados” entiendan este mensaje.

“Alemania no participará en una eventual acción militar -y digo eventual porque no hay ninguna decisión, quiero aclarar de nuevo-. Pero vemos y apoyamos que se haga todo lo necesario para mostrar que el uso de armas químicas es inaceptable”, afirmó.

Ahora “se debe contemplar todo el espectro de medidas”, agregó Merkel, quien reveló que Berlín mantuvo contactos con Washington y que ella personalmente habló esta mañana con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Agregó que hay una “gran unidad” entre los socios occidentales y una “línea común” de actuación en este asunto entre Alemania, Estados Unidos y Francia, pese a que Berlín no vaya a participar militarmente en una represalia en el caso de que se produzca, citó la agencia de noticias EFE.

“Creo que hay una gran unidad en el claro rechazo al empleo de armas químicas y hay muchos indicios de que el régimen sirio las ha empleado de nuevo, como hizo alrededor de un año”, apuntó.

La canciller criticó asimismo a Moscú por haberse opuesto esta semana a la propuesta de resolución planteada por Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU para que un equipo de expertos investigase el presunto ataque con armas químicas en el enclave opositor de Duma, en las afueras de Damasco.

“Eso no deja en buen lugar a Rusia”, subrayó.

Macron aseguró hoy que dispone de “pruebas” de que el régimen de Al Assad usó armas químicas en el ataque a Duma para a continuación reiterar su intención de atacar al país.

Sostuvo asimismo que la intervención debe ir destinada a impedir que Damasco vuelva a hacer uso de esas armas químicas, aunque no dio más detalles sobre la misma durante una entrevista televisiva.

El presidente norteamericano, Donald Trump, en contacto diario con Macron, aseguró ayer que atacaría a Siria, pero hoy aclaró que la represalia “podría ser muy pronto o no tan inmediata”.
Rusia, el principal aliado de Siria, ha pedido en tal sentido prudencia a Estados Unidos.