MOVILIZACIÓN Y BANDERAZO EN FAVOR DE LA INTERVENCIÓN DE VICENTIN

Dos concurridas marchas se realizaron hoy en las localidades de Reconquista y Avellaneda, en Santa Fe, una para defender la intervención de la agroexportadora Vicentin y otra para rechazar la medida tomada por el Gobierno nacional que todavía no llegó a concretarse.

Casi en simultáneo y como un hito histórico para el departamento de General Obligado, se produjeron el «banderazo» en rechazo a la intervención de la firma y el «ruidazo» que apoyó la iniciativa de tomar el control de la compañía.

Las dos ciudades, que fueron escenario de protestas de unos y otros, tienen como límite al arroyo Rey y si bien en un principio preocupó a las autoridades la posibilidad de incidentes, las movilizaciones no llegaron a cruzarse.

Sin embargo, se habían tomado una serie de medidas para evitar que una pase cerca de la otra.

Quienes marcharon en oposición a la decisión del Gobierno nacional que es acompañada por el gobernador Omar Perotti, partieron a las 15:30 de Avellaneda y media horas después salieron para Reconquista luego de cruzar el puente que separa los distritos.

Por el otro lado, los manifestantes que respaldan la intervención estuvieron coordinados por referentes de gremios del norte de la Provincia marcharon desde el acceso sur de Reconquista y poco después de las 16:00 se movilizaron a la plaza central, frente a la sede del Banco Nación.

En ningún momento estuvo cerca la posibilidad de un encuentro porque cuando la movilización que partió de Avellaneda llegó a Reconquista, la otra caravana ya no estaba en el lugar.

Sólo se encontraron sobre el puente que une las dos localidades quienes se trasladaban para ir a una u otra manifestación.