MURIÓ DE UN INFARTO EL CEO DE VICENTIN

El CEO de la cerealera Vicentin, Sergio Nardelli, murió anoche de un infarto, confirmaron fuentes de la compañía cerealera.

El deceso de Nardelli, de 59 años, se produjo minutos antes de las 22:00 cuando se encontraba en su domicilio, situado en el centro de la localidad santafesina de Reconquista.

Una ambulancia ubicada en la puerta de su vivienda encendió las primeras alarmas, y minutos después se confirmó el deceso.

El CEO de Vicentin perdió el conocimiento y no pudieron hacer nada para recuperarlo.

La muerte repentina sorprendió a su entorno, dado que hasta este mismo miércoles mantuvo contactos con algunos allegados, quienes no notaron que podía producirse un hecho como el que ocurrió.

La última vez que se lo había visto públicamente fue en la reunión que mantuvo en la Residencia de Olivos con el presidente Alberto Fernández, luego de que el Gobierno decidiera intervenir la cerealera.

Vicentin venía atravesando una crisis casi terminal por el fuerte endeudamiento en dólares que tuvo el año pasado, que hizo eclosión con la fuerte devaluación ocurrida tras las PASO.

«Estamos consternados con el fallecimiento de Sergio Nardelli en este momento en el que las familias estaban unidas tratando de sacar la empresa adelante», dijo Daniela Hacen, una de las accionistas de la compañía, en diálogo con La Nación.

Tras el anuncio de la intervención de la empresa, que luego fue dejado sin efecto, fue el mismo Nardelli quien solicitó el auxilio del Estado, según el Gobierno.

«El que pidió la intervención del Estado se llama Nardelli, el directivo que condujo todos estos años Vicentin», había señalado el presidente Alberto Fernández.

Nardelli era nieto del fundador de la empresa y parte de la tercera generación a cargo de la cerealera.

Había quedado en el centro de la tormenta luego de que el Banco Nación, en 2019, le prestara más de 5.700 millones de pesos, cuando la cerealera ya estaba en cesación de pagos.