ORGANISMOS DE DDHH ADVIRTIERON QUE AUMENTARÁ EL NÚMERO DE MUERTOS EN SITUACIONES DE CONFLICTO

Referentes de organizaciones de derechos humanos expresaron su preocupación por la nueva resolución del Ministerio de Seguridad que amplía las circunstancias en las que la policía puede utilizar armas de fuego y advirtieron que aumentará el número de muertes en situaciones de conflicto.

El titular de SERPAJ y premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, consideró que “indudablemente se va a incrementar la cantidad de muertos en situaciones conflictivas” a partir de esta resolución, ya que “aumenta la violencia institucional” y dijo que el presidente Mauricio Macri “quiere imponer el miedo”.

“La orden es de Macri, quiere imponer el miedo”, evaluó el premio Nobel de la Paz en declaraciones a radio El Destape, al tiempo que llamó a realizar “una manifestación” contra la medida.

Por su parte, la dirigente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, lanzó críticas a la ministra Patricia Bullrich y afirmó que la funcionaria nacional “tiene espíritu de asesina”.

En declaraciones a radio Led, subrayó: “Mi compromiso es visceral. Así como salí a pelear por mi hijo y por los 30.000 desaparecidos, a los 88 años mantengo el compromiso”.

“Es un disparate, una aberración. El nuevo reglamento de uso de armas es anticonstitucional. Las madres nunca quisimos pedir justicia con violencia. Esto es querer muerte en nuestro país, que nos matemos entre nosotros”, señaló Cortiñas.

Amnistía Internacional, en tanto, expresó que la resolución 956/2018 “viola los derechos humanos” y “flexibiliza el contexto en el cual las fuerzas federales de seguridad pueden hacer uso de las armas de fuego para responder a un contexto de presunta inseguridad viola los derechos humanos”.

“Es de carácter urgente su revisión. Como sociedad debiéramos estar muy preocupados por este nuevo reglamento para las fuerzas de seguridad que viola compromisos internacionales de derechos humanos adquiridos por Argentina. Preocupa a Amnistía Internacional los efectos de la aplicación de esta Resolución.

Es obligación del Ministerio de Seguridad explicar con máximo detalle qué implica su implementación”, señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina en un comunicado.

A su turno, el Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia (ILSED) manifestó su rechazo y evaluó que “no es necesario ampliar, como aquí se pretende, la doctrina de las Naciones Unidas sobre el uso progresivo y excepcional de la fuerza pública, ya que de esas limitaciones no ha derivado ningún problema de seguridad”.

“La demagogia al respecto puede, fácilmente, conducir a una escalada de violencia y de abusos”, advirtió la organización en un comunicado y sostuvo que “las declaraciones públicas de la ministra de Seguridad distorsionan las disposiciones de la legislación vigente –y la propia letra del reglamento–, con la mera intención de enviar a las fuerzas policiales y de seguridad una señal favorable para la extensión de sus facultades”.

La Red Argentina para el Desarme (RAD), en la misma línea, aseguró que el reglamento es “un nuevo retroceso en materia de control estatal del uso de armas de fuego”.

“Esta medida viene a convalidar la preocupante política de seguridad y control de armas de fuego del gobierno nacional. A pocos meses de asumir, el Poder Ejecutivo evitó implementar de forma plena la ley de creación de la ANMaC (Agencia Nacional de Materiales Controlados), organismo que reemplazó al viejo RENAR con el objetivo de llevar adelante una verdadera política pública de control de armas de fuego y desarme”, indicó la organización.