PARAN POR 48 HS LOS MÉDICOS BONAERENSES

Ha transcurrido más de la mitad del mes de abril y lxs profesionales de la Salud no hemos sido convocadxs aún a nuestra paritaria específica, la que se enmarca en la Ley 10471. Después de haber incumplido el acuerdo de noviembre de 2018, que establecía claramente el compromiso de presentar no sólo una nueva propuesta salarial en el mes de diciembre, sino también a darle continuidad al tratamiento de los temas no resueltos, la dilación del Gobierno es inadmisible.

Mientras tanto, los salarios pierden, día a día, poder adquisitivo. Así, al desmedro sufrido por el no cierre de 2018 se le suma la afectación de este primer trimestre de 2019, donde la inflación alcanzó la escandalosa cifra de 11,8 %. De este modo, lxs profesionales de la Salud venimos siendo sometidxs a una continua desjerarquización que no toma en cuenta la responsabilidad de la tarea que llevamos adelante.

A esto, se le agregan las condiciones dificultosas en las que desarrollamos nuestras tareas, que muchas veces entrañan serios riesgos para trabajadorxs y pacientes. La sobrecarga por falta de profesionales y no profesionales en servicios diezmados, una infraestructura deficiente, el incumplimiento del protocolo que debería prevenir situaciones de violencia, constituyen, entre otros factores, un complejo entramado que va en desmedro de la atención que se brinda.

Lxs becarixs que continúan sin ser interinizadxs, la demora en las designaciones de quienes han ganado concursos de ingresos y funciones, los expedientes de reclamos diversos de larga data sin resolución, la inexplicable falta de implementación de las Comisiones de Recursos Humanos en cada hospital y la necesidad de avanzar con las modificaciones ya acordadas en el reglamento de residentes, tienen a la Gobernadora Vidal y a su Ministro Andrés Scarsi como responsables políticos de la crisis en que está sumido el sistema público de Salud bonaerense.

Con nuestro pliego de reclamos, que incluye también la situación previsional y las medidas relativas a políticas de género, nos preparamos para llevar adelante un paro de 48 horas en la semana que se inicia, tal como lo resolvió el Congreso de Delegadxs del pasado 6 de abril.  El miércoles 24 acompañaremos la actividad que se realizará en el Hospital Posadas. El jueves 25 nos movilizaremos al Ministerio de Salud provincial para expresar fuertemente, con el mayor número posible de compañeros y compañeras en la calle, que si no hay respuestas a los planteos, el conflicto no hará más que profundizarse.

 

Sin políticas de prevención frente a la violencia

A partir del acuerdo paritario parcial de 2018 se llevaron a cabo sólo dos mesas técnicas para abordar el tema de la violencia en los efectores públicos de Salud provinciales. Lxs funcionarixs a cargo del área presentaron informes sobre el trabajo que estaban desarrollando con planillas conteniendo números que no se condicen con la realidad y una enumeración de situaciones en las que habían intervenido desde los inicios de la gestión.

CICOP planteó con toda firmeza que sin políticas de prevención que incluyeran los cuatro puntos del protocolo acordado con presencia policial en las puertas de entrada de hospitales y centros de salud, cuidadorxs hospitalarios capacitados y en número suficiente, dispositivos de triage o consultorios de demanda espontánea y funcionamiento efectivo de comités mixtos de salud y seguridad en todos los hospitales, las situaciones de violencia continuarían sucediéndose con mayor o menor grado de consecuencias.

En las primeras horas del día lunes ocurrió un gravísimo hecho en el hospital Evita de Lanús, donde  una joven de 13 años fue víctima de violencia de género y abuso sexual. En el sector donde se perpetró el delito no había cuidadorxs, las cámaras instaladas no funcionaban y la presencia policial externa tampoco estaba garantizada.

Como había sucedido anteriormente en el hospital Evita Pueblo de Berazategui, donde otra situación de violencia de género tuvo como víctima a una residente, más allá de las planillas y los números que se pretende mostrar, ninguno de los puntos del protocolo de prevención está garantizado adecuadamente. Las respuestas de lxs funcionarixs a cargo, una vez que ocurren los hechos, son insuficientes y están muy lejos de traer soluciones concretas que perduren en el tiempo.

 

Parches para una crisis que se profundiza

Los números oficiales de la inflación marcaron un 4,7 % para el mes de marzo, sumando en el primer trimestre del año en curso una cifra cercana al 12 %. Así, en doce meses, la suba de precios se ubica en el 54,7 %, con un 64 % para el rubro de los alimentos.

El programa económico de la alianza Cambiemos, tal como lo diseñó el Fondo Monetario Internacional, es un programa de ajuste y recesión, que se descarga con inusitada virulencia sobre grandes sectores de la población, aumentando la indigencia y la pobreza a diario, disminuyendo en la práctica el poder adquisitivo de asalariadxs, jubiladxs y beneficiarixs de la asignación universal por hijx. Los despidos, el cierre de comercios, de pequeñas y medianas empresas, están a la orden del día.

Frente a este panorama, acuciado por un calendario electoral que no se presenta favorable ni en las encuestas ni en el humor social para las reelecciones que se  impulsan desde el oficialismo, el Gobierno salió a anunciar una serie de medidas con las que pretende retomar la iniciativa política con el discurso de frenar la inflación y reactivar el alicaído consumo del mercado interno. A su turno, la Gobernadora Vidal también dejó entrever la intención de hacer anuncios en el mismo sentido. Se trata de parches, que están muy lejos de cubrir adecuadamente los enormes agujeros por donde se escurren los derechos esenciales de un sector cada vez más amplio de la población.

Entre esos derechos, el referido a la atención de la Salud se encuentra gravemente afectado. No sólo la condición sanitaria de quienes transitan por hospitales y centros de salud se ve deteriorada día tras día, sino que además las respuestas que reciben no contribuyen a mejorarla como deberían.

Por ello, es imprescindible que nuestros legítimos reclamos encuentren puntos de unión con aquellxs a quienes asistimos, en una construcción colectiva que fortalezca la lucha en la que estamos empeñadxs: una Salud Pública universal, gratuita, accesible y de calidad para todxs. Será la forma de pelear en conjunto por un Derecho a la Salud que está cada vez más lejos de cumplirse.

 

Hagamos el mayor esfuerzo para movilizar el jueves 25

La fuerza y representatividad del último Congreso se tradujo en subir la apuesta resolviendo el paro de 48 horas y la movilización al Ministerio de Salud. Es importante poner el mayor de los esfuerzos no sólo en garantizar la contundencia del paro, sino la mayor participación en la concentración en La Plata. Para ello, instamos a tomar los recaudos organizativos desde cada seccional. Tener la mayor presencia frente al Ministerio fortalecerá, sin dudas, nuestro plan de lucha.