Paro de Luz y Fuerza Córdoba y Chubut

El sindicato de Luz y Fuerza inició hoy en Chubut un paro de 72 horas en rechazo a una oferta salarial del 6 por ciento para todo el año, en tanto, en Córdoba, trabajadores del sindicato comenzaban esta mañana a realizar asambleas sin atención al público en la empresa provincial de energía.

“Nosotros notificamos de la medida de fuerza el 3 de abril y hasta ahora no tuvimos ni siquiera una aproximación al diálogo porque es una política deliberada la de no dictar la conciliación obligatoria y forzar un desgaste”, aseveró esta mañana el secretario de coordinación de la regional Patagonia, Rogelio González.

En Chubut, la medida de fuerza, que se extenderá hasta finalizar el miércoles, afectará a todas las cooperativas de servicios públicos del Chubut que brindan los servicios de agua, energía eléctrica y cloacas en todo el territorio provincial.

En este sentido, González indicó que el reclamo central es el rechazo a la oferta “insuficiente” del 6 por ciento de aumento salarial para todo el año que realizó la patronal a través de la Federación de Cooperativas del Chubut.

“En estos meses ya hay una inflación del 6,7 según el Indec así que mal podemos estar aceptando ese número para todo el 2018”, aseveró el dirigente sindical.

Por su parte, la seccional cordobesa del Sindicato de Luz y Fuerza resolvió profundizar las medidas de protestas, con asambleas sin atención al público en la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), en el marco del plan de lucha que vienen realizando en contra de las pretensiones del Gobierno de la provincia en modificar las condiciones de trabajo del Convenio Colectivo del sector.

En este marco, el presidente de EPEC, Luis Giovine, confirmó esta mañana a los medios locales que hace una semana se denunció el Convenio Colectivo de los empleados eléctricos, vigente desde 1975, para “generar una mesa de negociaciones” que pretende una “reforma integral” en la empresa.

En ese sentido, precisó que se están revisando todos los costos, tanto lo laboral como el funcionamiento integral de la empresa y que la reestructuración que se plantea va a permitir recorte de gastos por unos 1.000 millones de pesos, y que además va a “beneficiar al usuario con una mayor eficiencia en el servicio”.

Entre los principales puntos, el Gobierno plantea modificar algunos beneficios con que cuentan los trabajadores del sector, como las horas extras, viáticos, gratuidad en el servicio de electricidad en sus domicilios, participación en utilidades, ingresos sin concursos de familiares de empleados, y otros adicionales.

El gremio había iniciado, la semana pasada, asambleas y ayer, en el marco de una reunión el Consejo Directivo y el Cuerpo de Delegados, se resolvió “mantener el estado de alerta y movilización”, además de realizar asambleas de dos horas diarias sin atención al público durante toda la semana, y dejó abierta la posibilidad de intensificar con otras medidas.